Sulfasalazina (Azulfidine)

Pill bottle with pills

Datos Importantes

  • La sulfasalazina es un medicamento utilizado en el tratamiento de la artritis reumatoide y algunas otras enfermedades autoinmunitarias.
  • Ayuda a aliviar el dolor y la hinchazón y también reduce el avance de la artritis con el tiempo.
  • Debe suspenderse ante signos o síntomas de infección.
  • Si bien la sulfasalazina parece ser segura para tomar durante el embarazo, no debe ser administrada durante la lactancia, ya que aumenta el riesgo de sufrir un tipo de ictericia en el recién nacido (kernicterus) que puede provocar problemas cerebrales en lactantes menores de dos años.
  • En los hombres, la sulfasalazina puede reducir el recuento de esperma, si bien este síntoma puede mejorar luego de suspender la administración del medicamento.
  • La sulfasalazina es una sulfamida, y puede causar graves problemas en pacientes alérgicos.

La sulfasalazina (Azulfidine), utilizada para tratar el dolor y la inflamación en la artritis, pertenece a una clase de drogas llamadas sulfamidas. Se trata de una combinación de salicilato (el principal ingrediente de la aspirina) y sulfamida como antibiótico. La sulfasalazina también se conoce como una droga antirreumática modificadora de la enfermedad (DMARD, por sus siglas en inglés), ya que no solo reduce el dolor y la hinchazón de la artritis, sino que también evita daños en las articulaciones. Además, podría reducir el riesgo de sufrir una pérdida de función a largo plazo.

Usos

La sulfasalazina se utilizó por primera vez hace 70 años para tratar la artritis reumatoide. En una época, se pensaba que la causa de la artritis reumatoide era una infección bacteriana, y se recetaba sulfasalazina porque contiene una combinación de un medicamento antiinflamatorio como la aspirina con un antibiótico que contiene sulfamida. Si bien ahora sabemos que una infección bacteriana no es la causa la artritis reumatoide, la sulfasalazina sigue siendo útil para tratar los síntomas leves a moderados, o se puede administrar con otras drogas para los síntomas más graves de artritis reumatoide. También se utiliza para otras enfermedades, como la artritis idiopática juvenil (también llamada artritis reumatoide juvenil), la espondilitis anquilosante, la artritis psoriásica, la artritis reactiva y la colitis ulcerosa.

Cómo funciona

La sulfasalazina es una DMARD. Las DMARD tienen el efecto de disminuir el dolor y la inflamación, reducir o evitar el daño a las articulaciones, y preservar la movilidad de las articulaciones. La sulfasalazina se utiliza para tratar la hinchazón, el dolor y la rigidez causadas por la artritis. Sin embargo, no está completamente claro cómo funciona este medicamento en la artritis reumatoide.

Dosificación

La sulfasalazina viene en comprimidos de 500 miligramos y debe tomarse con las comidas y con un vaso lleno de agua para evitar malestar estomacal. El medicamento suele administrarse inicialmente en dosis bajas para tratar la artritis reumatoide, generalmente uno o dos comprimidos al día, para evitar efectos secundarios. Luego de la primer semana, la dosis puede aumentarse lentamente a la dosis habitual de dos comprimidos (1 gramo), dos veces por día. Esta dosis puede aumentarse hasta seis comprimidos (3 gramos) por día en algunas situaciones. Se puede tomar una preparación con recubrimiento entérico (o recubrimiento del estómago) para reducir algunos efectos secundarios relacionados con la sulfasalazina, en particular, el malestar estomacal. Esta forma de sulfasalazina no deben triturarse ni masticarse.

La dosis para otras afecciones, como la colitis ulcerosa, podría ser diferente.

Plazo para que surta efecto

Generalmente las mejoras de los síntomas de la artritis reumatoide comienzan a notarse 1 a 3 meses después de comenzar a tomar sulfasalazina.

Efectos secundarios

En general, la mayoría de los pacientes pueden tomar sulfasalazina y experimentan pocos efectos secundarios. Los efectos secundarios más comunes son náuseas y molestia abdominal, lo que suele ocurrir en hasta un tercio de los pacientes en las primeras etapas del tratamiento. Los efectos secundarios graves como úlceras estomacales son menos frecuentes con la sulfasalazina que con los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como el ibuprofeno (Advil) o naproxeno (Aleve).

Los efectos secundarios abdominales que se producen con la sulfasalazina suelen mejorar con el tiempo y suelen evitarse con el aumento gradual de una dosis baja inicial. La sulfasalazina también puede administrarse en píldoras con recubrimiento entérico (recubrimiento gástrico), que ayudan a evitar náuseas y malestar abdominal.

Únicamente el 10% de los pacientes que toman este medicamento sufre una erupción cutánea o dolor de cabeza. Otro efecto secundario, incluso menos frecuente en pacientes que toman este medicamento para la artritis reumatoide son las llagas en la boca, la picazón, los trastornos de la función hepática o problemas en los pulmones (poco frecuente).

Otro problema pueden ser las quemaduras o daños en la piel por la exposición al sol. Los pacientes que tomen sulfasalazina deben usar protector solar (FPS 15 o superior) cuando realicen actividades al aire libre y evitar la exposición solar prolongada. Algunas personas pueden generar orina de color naranja y hasta la piel puede volverse naranja. Esto no debe causar alarma. En general, este efecto secundario es inofensivo y desaparece cuando se suspende el medicamento.

En algunos casos, la sulfasalazina puede reducir la cantidad de glóbulos blancos en el cuerpo, provocando un mayor riesgo de sufrir infecciones. Esto no suele generar síntomas, pero puede detectarse mediante análisis de sangre periódicos realizados por su médico. La sulfasalazina también aumenta el riesgo de una reducción de glóbulos en personas que nacen sin una enzima llamada glucosa-6-fosfato deshidrogenasa.

El tratamiento con sulfasalazina suele considerarse seguro durante el embarazo, pero si busca quedar embarazada debe hablar previamente con su médico. Asimismo, la sulfasalazina podría reducir los niveles de folato (una vitamina) en el cuerpo y su médico podría recomendarle que tome un suplemento de ácido fólico mientras toma este medicamento, que es de especial importancia si considera quedar embarazada. Este medicamento no debe ser tomado por madres que estén amamantando, ya que aumenta el riesgo de sufrir un tipo de ictericia en el recién nacido (kernicterus) que puede provocar problemas cerebrales en infantes menores de dos años. En los hombres, la sulfasalazina puede reducir el recuento de esperma, si bien este síntoma puede mejorar luego de suspender la administración del medicamento.

Reacción potencialmente grave: la mayoría de las erupciones no son graves, pero en algunos casos los pacientes que toman sulfasalazina desarrollan una erupción más grave, que debe ser evaluada por su médico para determinar si se debe suspender la administración del medicamento.

Interacciones farmacológicas

La sulfasalazina puede interferir con la warfarina (Coumadin), la ciclosporina o la digoxina, de modo que es posible que se necesiten ajustes si estos medicamentos se toman juntos. La sulfasalazina aumenta el riesgo de lesión hepática si se administra con el medicamento isoniazida (INH) para la tuberculosis y puede aumentar el riesgo de bajos niveles de azúcar en sangre en pacientes que toman determinados medicamentos para la diabetes, las drogas sulfonilureas como la glimepirida (Amaryl), la gliburida (Diabeta, Micronase, Glynase) y la glipizida (Glucotrol).

Informe a su médico si ha tenido alguna reacción atípica o alérgica a un medicamento con sulfamidas o a otro medicamento químicamente relacionado con sulfamidas. Su médico determinará si es adecuado que tome sulfasalazina. Las sulfamidas y otros medicamentos relacionados pueden ser:

  • Algunos antibióticos (utilizados a menudo para tratar infecciones urinarias o de las vías respiratorias altas): trimetoprima/sulfametoxazol (Bactrim, Septra), la sulfadiazina, el sulfisoxazol (Gantrisin) y la dapsona
  • Comprimidos para la presión arterial y para eliminar líquidos como furosemida (Lasix) y diuréticos con tiazidas (hidroclorotiazida o HCTZ)
  • Algunos medicamentos para la diabetes
  • Algunos medicamentos para el glaucoma como la acetazolamida (Diamox), la diclorfenamida (Daranide) y la metazolamida (Neptazane)
  • Salicilatos como aspirina y el inhibidor de la Cox-2 celecoxib (Celebrex)

Actualizado en marzo de 2015 por Michael Cannon, MD, y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología. La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.

© 2015 American College of Rheumatology