Medicamentos a Base de Hierbas Medicinales, Suplementos y Acupuntura para la Artritis

herbal remedies

Datos Importantes

  • Los principios activos de los remedios a base de hierbas medicinales son productos químicos similares a los que contienen los medicamentos convencionales. La afirmación de que los medicamentos “naturales” son menos agresivos y más seguros que los convencionales no tiene sustento científico. Muchos remedios tradicionales a base de hierbas tienen efectos secundarios peligrosos, incluso mortales.
  • Estos remedios no están reglamentados por la FDA como medicamentos. Su composición es variable y pueden estar contaminados con metales tóxicos o medicamentos de venta con receta.
  • No hay pruebas científicas firmes que respalden lo que se afirma de ellos en cuanto a su poder curativo.
  • La mayoría de los tipos de artritis son crónicos y podrían no ser controlables del todo mediante tratamientos convencionales. La gente busca más alivio con los medicamentos a base de hierbas naturales o suplementos, o utiliza estas sustancias en lugar de los medicamentos convencionales. Como la FDA no puede actualmente reglamentar la calidad de estos remedios y los suplementos, ni verificar su eficacia o seguridad, no se recomienda su uso.
  • La acupuntura es segura y podría aliviar el dolor a ciertos pacientes con artrosis, pero su funcionamiento parece basarse en un efecto placebo.

A pesar de los nuevos tratamientos más eficaces, muchos pacientes de artritis viven con dolor e incapacidad crónicos. Algunas personas recurren a los medicamentos a base de hierbas medicinales y otros remedios “naturales” con la creencia de que son eficaces y más seguros que los convencionales. Desafortunadamente, la mayoría de la información disponible al público acerca de estos medicamentos en los medios de comunicación e internet es engañosa. No se basa en la calidad de pruebas científicas que exige la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) para aprobar los medicamentos convencionales. La finalidad de esta hoja de datos para el paciente es proporcionarle información objetiva y confiable para que pueda tomar decisiones bien fundadas y hablar con su médico acerca de las ventajas y los riesgos de los remedios naturales.

La verdad acerca de los remedios “naturales”

¿Qué es un medicamento “natural” y en qué se diferencia de los medicamentos de venta con receta y de venta libre? Los medicamentos son sustancias químicas que modifican las funciones corporales; por ejemplo, bajan la presión arterial o la glucemia. Esas sustancias pueden tener efectos beneficiosos o perjudiciales. Los de venta con receta y de venta libre con sustancias químicas purificadas cuyos componentes, beneficios y posibles efectos secundarios se han estudiado exhaustivamente.

Los medicamentos a base de hierbas son extractos de plantas que contienen docenas de sustancias químicas cuyos efectos se desconocen. No es más “natural” tragar una mezcla de sustancias químicas obtenidas de plantas que tragar una sola sustancia química: un fármaco es un fármaco. En realidad, no hay sustento científico para publicitar que los medicamentos “naturales” son menos agresivos y más seguros que los convencionales.

Efectos placebo: ¿cómo se puede saber si los medicamentos son eficaces?

Durante los últimos 50 años, todos los nuevos medicamentos que aprobó la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) han sido sometidos a pruebas para establecer si brindan algún efecto favorable más allá de un efecto placebo. Un placebo es una sustancia o procedimiento que no tiene ninguna actividad específica. Por ejemplo, cuando se pone a prueba la capacidad de aliviar el dolor de un nuevo medicamento para la artritis, la mitad de los participantes del ensayo reciben una píldora o cápsula idéntica en aspecto al medicamento, pero que no contiene principios activos. Aproximadamente entre un 30 y un 40 % de las personas que reciben placebos describen mejoras considerables en sus síntomas. El efecto positivo es consecuencia de la confianza en el médico que administra el medicamento y en la expectativa de alivio. Muchos medicamentos que se creía que eran eficaces antes de los ensayos comparativos con placebo resultaron no tener ningún efecto favorable específico.

¿Cuáles son las diferencias entre los medicamentos “naturales” y los convencionales (de venta con receta y de venta libre)?

Aunque ambos tipos pueden actuar de maneras similares, hay diferencias importantes entre ellos.

  • ¿Cuáles están reglamentados? Los medicamentos de venta con receta y de venta libre están reglamentados por la FDA, un organismo del gobierno de los Estados Unidos. Antes de que los fármacos de venta con receta se pongan a disposición del público, la FDA exige que se los someta a pruebas para garantizar su seguridad y que tengan efectos favorables en la afección médica para la cual está previsto su uso. A los fabricantes de medicamentos a base de hierbas no se les exige realizar estudios de seguridad antes de vender productos “naturales”. Hasta diciembre de 2007, ni siquiera se les exigía conservar registros de episodios adversos o informarlos a la FDA.
  • ¿Qué contiene el envase? Los medicamentos de venta con receta y de venta libre reglamentados son compuestos purificados. Esto significa que se les efectúan pruebas para determinar cuál es la dosis segura, y todas las dosis deben ser iguales. Por ejemplo, cada vez que uno toma una aspirina, uno puede estar seguro de que el cuerpo recibe la misma cantidad de medicamento. Por el contrario, cada envase de un medicamento a base de hierbas puede diferir notablemente de otro del mismo medicamento. Además, el gobierno y las organizaciones de consumidores han realizado análisis en los que se reveló que el contenido de muchos de estos productos no coincidía con los ingredientes detallados en la etiqueta. Estos extractos también pueden contener sustancias químicas peligrosas, como pesticidas, plomo o mercurio, que pueden afectar el cuerpo. Más alarmante aún es que algunos fabricantes de medicamentos a base de hierbas incluyen medicamentos de venta con receta o de venta libre en sus preparaciones “naturales”. Se han realizado estudios que han demostrado que los productos a base de plantas pueden contener hormonas similares a la cortisona, diuréticos, Viagra, aspirina o tranquilizantes. Se ha hallado que varios remedios a base de “hierbas naturales” para la artritis contienen medicamentos convencionales para la artritis, tales como Indocin y prednisona.
  • ¿Los medicamentos a base de hierbas son seguros? Aunque algunas personas suponen que los remedios que se han utilizado durante siglos deben ser seguros, hemos aprendido en los últimos años que muchos remedios tradicionales a base de hierbas tienen efectos secundarios peligrosos, e incluso mortales. Por ejemplo, las medicinas a base de hierbas llamadas asarum o snakewort, elaboradas con extractos de la planta Aristolochia se han empleado en todo el mundo durante más de 1,000 años. Ahora sabemos que esas plantas contienen ácidos aristolóquicos, unas sustancias que pueden causar insuficiencia renal y cáncer de riñón. Sin embargo, sigue siendo posible comprar en tiendas minoristas y por internet remedios a base de hierbas que contienen ácidos aristolóquicos.
  • ¿Funcionan los productos “naturales”? Para obtener la aprobación de la FDA, se deben comprobar los beneficios para la salud que supuestamente ofrecen, por medio de datos firmes basados en ensayos comparativos con placebo. Los beneficios para la salud que se afirma que tienen los productos “naturales” se basan principalmente en tradición, y hay muy pocos o ningún dato científico que los respalden. Ninguna de las afirmaciones sobre los efectos positivos de este tipo de medicamentos se basa en la calidad de pruebas que exige la FDA para los medicamentos reglamentados.

Remedios a base de hierbas para la artritis

Entre los que se publicitan para tratar la artritis se encuentran los siguientes: jengibre, vid del dios del trueno, extracto de corteza de sauce, matricaria, uña de gato y ortiga mayor.

Si bien hay ciertas pruebas de que el jengibre y el extracto de corteza de sauce podrían aliviar el dolor, estos remedios contienen sustancias químicas similares a compuestos antiinflamatorios no esteroides (AINE) aprobados por la FDA, como el naproxeno (Aleve) y el ibuprofeno (Advil). Los AINE, ya sea purificados o en mezclas herbarias, pueden causar inflamación del estómago y los intestinos. Además, pueden interferir con la coagulación sanguínea y causar retención de líquidos, lo cual es problemático en personas con hipertensión arterial o insuficiencia cardíaca.

La hierba vid del dios del trueno también alivia el dolor y la inflamación, pero el uso prolongado puede debilitar el sistema inmunitario y los huesos (osteoporosis).

Suplementos para la artritis

Los suplementos también se comercializan de forma libre para tratar los síntomas reumatológicos. Los pacientes deben considerar la información más confiable antes de tomar estos productos.

La S-adenosilmetionina (SAMe), una sustancia que se produce en el cuerpo de manera natural, se ha utilizado en Europa durante un tiempo como medicamento de venta con receta para la depresión y para el alivio del dolor y la inflamación de la artritis. No solo no está claro el papel del efecto antidepresivo en la sensación subjetiva de alivio de la artritis, sino que hay otras características disuasorias. Cuando se toma SAMe por vía oral, el cuerpo no la absorbe bien, y no se han realizado estudios importantes y bien controlados sobre su eficacia. Además, este suplemento caro puede causar malestar gastrointestinal, y se han informado incidentes de agitación extrema. Al igual que otros productos no reglamentados, muchas preparaciones comerciales de SAMe no contienen la cantidad de sustancia indicada en la etiqueta.

Los suplementos de sulfato de condroitina y sulfato de glucosamina se publicitan por separado, o combinados, para pacientes con artropatía degenerativa (artrosis). Los estudios pagados por los fabricantes sugieren que estos productos pueden aliviar el dolor de la artritis. En ensayos independientes, incluso un estudio de gran importancia pagado por los Institutos Nacionales de la Salud, no han hallado efectos favorables superiores a los que ofrece un placebo. En una revisión reciente de un organismo oficial, la Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención Médica, también se llegó a la conclusión de que no había pruebas de que la glucosamina, la condroitina y las inyecciones de ácido hialurónico fueran beneficiosas para la artrosis.

Se ha informado que los aceites de pescado que contienen ácidos grasos omega 3 alivian el dolor y la rigidez articular de los pacientes con artritis reumatoide. Los beneficios son leves y pueden tardar varios meses en aparecer. Pueden tener como efectos secundarios malestar gastrointestinal y aliento con olor a pescado. Quienes consideren consumir suplementos con aceite de pescado deben tener presente que algunos de esos suplementos pueden contener niveles elevados de mercurio o vitamina A, que podrían ser tóxicos.

Acupuntura para la artritis

Las agujas de acupuntura, cuyo origen se remonta a los países asiáticos hace 2000 años, se insertan en puntos específicos de la piel a lo largo de meridianos y canales. Se utilizan grupos de puntos determinados para tratar diferentes enfermedades. En la medicina china tradicional, la acupuntura forma parte de un plan de tratamiento integral que puede incluir también fitoterapia, dieta y ejercicio, pero los proveedores de atención médica occidentales la utilizan cada vez más como tratamiento independiente.

Se han hecho muchos estudios sobre el uso de la acupuntura para aliviar el dolor causado por la artrosis (artropatía degenerativa) de la rodilla. En los primeros ensayos se ha hallado que los pacientes tratados con acupuntura sintieron menos dolor que los que recibieron tratamiento convencional solamente. Sin embargo, en los últimos años, a la acupuntura tradicional se la ha comparado con diversos controles de acupuntura no convencional o simulada, incluida la inserción de agujas en puntos no acupunturales, la no inserción de las agujas y la utilización de agujas telescópicas que parecían insertarse en la piel. La acupuntura simulada y la tradicional aliviaron considerablemente el dolor en comparación con la falta de tratamiento. Sin embargo, la diferencia entre los efectos positivos de la acupuntura tradicional y la simulada fue poca o ninguna.

La interpretación de estos estudios es que el alivio del dolor era consecuencia de los efectos placebo que pueden obtenerse mediante el contacto de la piel con las agujas, o la inserción en puntos al azar. El dolor que causa la artrosis de rodilla puede ser intenso y no ser aliviado del todo por los tratamientos convencionales. Si bien las mejores pruebas con las que se cuenta actualmente sugieren que la acupuntura alivia el dolor porque es un placebo de efecto más potente de lo habitual, es segura y se la puede considerar como adyuvante del tratamiento convencional.

Para obtener más información

Muchos libros, revistas y sitios web brindan consejos acerca del uso de medicamentos a base de hierbas y otros suplementos alimentarios. Dichas fuentes fomentan el uso de estos remedios de manera no científica y no proporcionan información adecuada acerca de sus posibles peligros. Más abajo se mencionan tres libros recientes que brindan consejos con más fundamento. La información más confiable y accesible se proporciona mediante boletines de salud que publican organizaciones de consumidores sin fines de lucro y facultades de medicina. A continuación se enumeran fuentes de información más técnica.

El Colegio Estadounidense de Reumatología (ACR, por sus siglas en inglés) compiló esta lista con el fin de brindarle un punto de partida para que realice investigaciones adicionales por su cuenta. El ACR no respalda ni mantiene estos sitios web, ni tampoco es responsable por la información o las declaraciones allí publicadas. Para obtener más información antes de tomar decisiones sobre su tratamiento, la mejor opción es siempre consultar a su reumatólogo.

Libros

  • Hurley D. Natural Causes: Death, Lies, and Politics in America’s Vitamin and Herbal Supplement Industry. Broadway Books, NY, 2006.
  • Bausell, RB. Snake Oil Science: The Truth about Complementary and Alternative Medicine. Oxford University Press, Nueva York, 2007.
  • Singh S, Ernst E. Trick or Treatment: Alternative Medicine on Trial. Bantam Press, Londres, 2008.
  • Offit, PA. Do You Believe in Magic? The Sense and Nonsense of Alternative Medicine. HarperCollins, Nueva York, 2013.

Enlaces Web

Actualizado en abril de 2015. Escrito por Donald M. Marcus, MD y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología.

La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.