Medicamentos Anti-TNF

medicine injection

Se utilizan en todo el mundo para tratar afecciones inflamatorias como artritis reumatoide (AR), artritis psoriásica, artritis juvenil, enfermedad inflamatoria intestinal (colitis de Crohn y ulcerosa), espondilitis anquilosante y psoriasis. Reducen la inflamación y detienen el avance de la enfermedad al apuntar a una sustancia causante de inflamación llamada factor de necrosis tumoral (TNF, por sus siglas en inglés).

En personas sanas, el exceso de TNF en la sangre se bloquea de manera natural, pero en quienes tienen afecciones reumáticas, los niveles más elevados de TNF producen más inflamación y síntomas persistentes. Estos inhibidores pueden alterar el efecto de una enfermedad en el cuerpo mediante el control de la inflamación en las articulaciones, el sistema gastrointestinal y la piel.

Existen seis inhibidores de TNF diferentes aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. para el tratamiento de enfermedades reumáticas. A fin de disminuir los efectos secundarios y los costos, la mayoría de los pacientes con enfermedad leve o moderada pueden tratarse con metotrexato antes de agregar un inhibidor de TNF o cambiarse a él. Estos agentes pueden utilizarse por sí solos o en combinación con otros medicamentos como prednisona, metotrexato, hidroxicloroquina, leflunomida o sulfasalazina.

Cómo Tomarlo

Las dosis iniciales para la artritis reumatoide se muestran en la Tabla 1. Para otras afecciones reumáticas, se emplean dosis similares. Los inhibidores de TNF pueden administrarse por inyección bajo la piel o por infusión en la vena. Hay folletos y videos disponibles que pueden enseñarle cómo colocarse usted mismo una inyección subcutánea. Los médicos, enfermeras y farmacéuticos también pueden enseñarle a aplicarse la inyección.

El medicamento puede inyectarse en el muslo o el abdomen. La inyección debería colocarse en distintos sitios para no utilizar el mismo muchas veces. Las infusiones del infliximab y el golimumab se administran en el consultorio de un médico o en un centro especializado en infusiones. Estos tratamientos toman hasta 4 horas.

El tiempo que tarda el medicamento en hacer efecto puede variar en cada paciente. La mayoría de los pacientes han informado un cambio en sus síntomas después de 2 o 3 dosis, pero, por lo general, lleva 3 meses ver el beneficio completo.

Tabla 1: Comparación de inhibidores de TNF en la AR

Fármaco Régimen de dosificación usual
Infliximab (Remicade ®)

Al inicio: se administra en la clínica o centro especializado como infusión intravenosa (IV) en una dosis de entre 3 y 5 mg/kg (según el peso corporal) en las semanas 0, 2 y 6.

Mantenimiento: infusiones intravenosas cada 8 semanas. Se puede aumentar la dosis a 5 a 10 mg/kg y con una frecuencia de cada 4 semanas.

Etanercept (Enbrel ®)

Al inicio: 50 mg una vez por semana o 25 mg dos veces por semana como inyección subcutánea autoadministrada.

Mantenimiento: igual.

Adalimumab (Humira ®)

Al inicio: 40 mg cada dos semanas como inyección subcutánea autoadministrada.

Mantenimiento: igual.

Golimumab (Simponi ®)

Al inicio: 50 mg una vez al mes como inyección subcutánea autoadministrada.

Mantenimiento: igual.

Golimumab (Simponi Aria ®)

Al inicio:: se administra en la clínica o en un centro especializado como infusión intravenosa (IV) a una dosis de 2 mg/kg (según el peso corporal) en las semanas 0 y 4.

Mantenimiento: infusiones intravenosas cada 8 semanas.

Certolizumab pegol (Cimzia ®)

Al inicio: 400 mg (en 2 inyecciones de 200 mg cada una) autoadministradas cada 2 semanas en las semanas 0, 2 y 4.

Mantenimiento: 200 mg cada 2 semanas o 400 mg (2 inyecciones de 200 mg cada una) cada 4 semanas como inyección autoadministrada.

Efectos Secundarios

El efecto secundario más común observado con los fármacos inyectables son las reacciones cutáneas, que suelen llamarse "reacciones en el sitio de la inyección". A menudo, los pacientes se quejan de una erupción localizada con ardor o picazón. Esas reacciones pueden durar hasta una semana. El infliximab ha sido asociado con una reacción alérgica grave que presenta hinchazón de los labios, dificultad para respirar y presión arterial baja. Por lo general, el médico ordenará un medicamento preventivo para reducir las probabilidades de una reacción a la infusión.

El efecto secundario más significativo es un aumento del riesgo de sufrir todo tipo de infecciones, incluso tuberculosis (TB) y micosis. Algunas de estas infecciones pueden ser graves. Se debería hacer un análisis previo de TB a los pacientes, ya que una infección de hepatitis B puede empeorar durante el tratamiento. La forma habitual de examen es una prueba cutánea, aunque también puede hacerse un análisis de sangre.

El uso a largo plazo de inhibidores de TNF puede aumentar el riesgo de padecer cáncer, como linfoma y cáncer de piel. También existen complicaciones neurológicas infrecuentes. Las personas con antecedentes de esclerosis múltiple no deberían tomarlos. Quienes tengan una insuficiencia cardíaca significativa no deberían usar un inhibidor de TNF porque su enfermedad podría empeorar.

Consulte a su Médico

Los inhibidores de TNF deben suspenderse si el paciente tiene fiebre alta o está en tratamiento con antibióticos por una infección. Una vez que se deja de tomar el medicamento, no debe reiniciarse hasta que la infección desaparezca.

Los pacientes deben hablar con su médico antes de vacunarse si toman un medicamento anti-TNF. Algunas vacunas son seguras, pero deben evitarse las vacunas vivas.

Estos medicamentos son costosos (más de $10,000 al año), pero la mayoría de los planes de seguro de salud los cubren. Los montos de copago varían en gran medida. Pregúntele a su médico sobre los planes de asistencia para los medicamentos recetados que pueden ayudarlo a obtener el medicamento a un precio más bajo o sin costo. Consulte el prospecto para obtener más información.

Actualizado en marzo de 2017 por por Kelly Weselman, MD y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología.

La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.

© 2017 American College of Rheumatology