Hidroxicloroquina (Plaquenil)

medication bottles

Hidroxicloroquina

El Colegio Americano de Rheumatoloia es una organización de membrecia que representa a reumatólogos y profesionales de la salud en reumatología. Sin embargo, no contamos con reumatólogos / profesionales de reumatología en el personal para brindar asesoramiento médico o recetar medicamentos. El ACR no prescribe ni vende medicamentos a proveedores de atención médica, pacientes u organizaciones.

La hidroxicloroquina (Plaquenil) se considera un fármaco antirreumático modificador de la enfermedad (DMARD). Puede disminuir el dolor y la hinchazón de la artritis, prevenir el daño articular y reducir el riesgo de discapacidad a largo plazo. La hidroxicloroquina se encuentra en una clase de medicamentos que se utilizaron por primera vez para prevenir y tratar la malaria. Hoy en día, se usa para tratar la artritis reumatoide, algunos síntomas de lupus, artritis infantil (también conocida como artritis idiopática juvenil) y otras enfermedades autoinmunes. No está claro por qué la hidroxicloroquina es eficaz en el tratamiento de enfermedades autoinmunes. Se cree que la hidroxicloroquina interfiere con la comunicación de las células en el sistema inmunológico.

Cómo tomarla

La hidroxicloroquina viene en forma de una tableta oral. La dosis para enfermedades reumáticas en adultos varía de 200 mg a 400 mg por día (típicamente 5 mg/kg, máximo 400 mg al día). En algunos casos, se usan dosis más altas. Se puede tomar como una dosis diaria única o en 2 dosis divididas si se toma más de una tableta. Se recomienda tomar con alimentos. Los síntomas pueden comenzar a mejorar en uno o dos meses, pero pueden pasar hasta seis meses antes de que se experimenten los beneficios completos de este medicamento.

Efectos secundarios

La hidroxicloroquina por lo general es muy bien tolerada. Efectos secundarios serios son raros. Los efectos secundarios más comunes son náuseas y diarrea, que a menudo mejoran con el tiempo. Los efectos secundarios menos comunes incluyen erupción cutánea, cambios en el pigmento de la piel (como oscurecimiento o manchas oscuras), cambios en el cabello y debilidad muscular. En raras ocasiones, la hidroxicloroquina puede provocar anemia en algunas personas. Esto puede suceder en individuos con una afección conocida como deficiencia de G6PD o porfiria.

En casos raros, la hidroxicloroquina puede causar cambios visuales o pérdida de la visión. Es más probable que estos problemas de la vista ocurran en personas que toman dosis altas durante muchos años, en personas de 60 años o más, o en personas con enfermedad renal o hepática significativa y aquellos con enfermedad retiniana subyacente. A la dosis recomendada, el desarrollo de problemas visuales debido a la medicación es poco frecuente. Se recomienda que se haga un examen de la vista dentro del primer año de uso, luego repita cada 1 a 5 años según las pautas actuales.

Con el uso de hidroxicloroquina, se han informado casos raros adicionales de modificación en el ritmo cardíaco, particularmente cuando se usa en combinación con otros medicamentos. Si bien el monitoreo de este riesgo no se realiza típicamente en el consultorio, se ha indicado que se evalúen las interacciones con otros medicamentos en pacientes hospitalizados y en estado crítico.

Dígale a su médico

Aunque existen pocas interacciones de medicamentos con la hidroxicloroquina, para estar seguro, asegúrese de informar a su médico acerca de todos los medicamentos que toma, incluidos los medicamentos de venta libre y los remedios naturales. Asegúrese de notificar a sus otros médicos cuando esté tomando este medicamento. Este medicamento no tiene un efecto fuerte en el sistema inmunológico, por lo que las vacunas recomendadas por otros médicos generalmente son aceptables. Notifique a su oftalmólogo cuando esté tomando este medicamento para que se puedan realizar exámenes de detección visual regulares. Si está embarazada, está considerando quedar embarazada o está en período de lactancia, hable con su médico antes de tomar este medicamento. Sin embargo, se ha demostrado que es segura durante el embarazo y la lactancia.

Actualizado en abril de 2020 por Vaneet Sandhu, MD, y revisado por la Comité de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología.

La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.

© 2020 American College of Rheumatology.  All rights reserved.  Website & Privacy Policies | Sitemap | Help | Contact Us