Deposición de Pirofosfatos de Calcio (DPC)

grandmother and grandson

Datos importantes

  • El riesgo de DPC aumenta en gran medida con la edad, pero también puede aparecer en los jóvenes.
  • El diagnóstico apropiado depende de la detección de cristales de pirofosfato de calcio en el líquido de una articulación afectada.
  • La DPC puede ser difícil de diagnosticar porque el dolor articular y otros síntomas pueden imitar a la gota y otros tipos de artritis.
  • El diagnóstico se confirma con el uso de un microscopio para ver los pequeños cristales en el líquido articular.
  • Los medicamentos antiinflamatorios reducen el dolor y la hinchazón y pueden prevenir o ayudar a aliviar los síntomas de la DPC, pero no hay manera de deshacerse de los cristales.

Los problemas en las articulaciones causados por cristales de una sal de calcio llamada pirofosfato pueden ser una de las formas más incomprendidas de artritis. Esos problemas se confunden muchas veces con gota y otras afecciones. Es importante hacer el diagnóstico (detección) correcto. La deposición de pirofosfato de calcio (DPC) no tratada puede provocar ataques graves y dolorosos o dolor e inflamación crónicos (de largo plazo). Con el tiempo, las articulaciones pueden degenerarse o quebrarse, lo que produce como resultado una discapacidad de largo plazo. Existen algunas opciones de tratamiento para el dolor de artritis, pero no tratan los depósitos de cristales subyacentes. Algunas de las causas subyacentes en personas con DPC son tratables y deben evaluarse (vea las causas a continuación).

¿Qué es la DPC?

La deposición de pirofosfatos de calcio (DPC) es un tipo de artritis que, como su antiguo nombre de "seudogota" sugiere, puede tener síntomas similares a los de la gota. Pero en la DPC, un tipo diferente de cristal, llamado pirofosfato de calcio, desencadena la reacción. La DPC puede causar episodios de dolor intenso e inflamación en una o más articulaciones, lo que puede limitar la actividad durante días o semanas. También puede causar una artritis más duradera que imita la osteoartritis o la artritis reumatoide.La afección con mucha frecuencia involucra las rodillas, pero puede afectar las muñecas, los hombros, los tobillos, los codos, las manos y otras articulaciones.

Los cristales se depositan en el cartílago (el tejido que amortigua el interior de las articulaciones) y pueden dañarlo. También pueden causar inflamación que produce dolor articular, calor e hinchazón.

En la mayoría de los casos, no está claro por qué se forman los cristales, aunque es evidente que los depósitos aumentan con la edad. Como la afección a veces se da en las familias, es probable que los genes jueguen un papel. Los expertos no saben cómo prevenir la aparición de estos cristales. Si la DPC se debe a algún otro problema médico, el tratamiento de esa afección a veces puede impedir que empeore.

Estos son otros factores que pueden contribuir a la DPC:

  • exceso de almacenamiento de hierro (término médico: hemocromatosis)
  • niveles bajos de magnesio en la sangre (hipomagnesemia)
  • una glándula paratiroidea hiperactiva (hiperparatiroidismo)
  • algunas causas de exceso de calcio en la sangre (hipercalcemia);
  • una tiroides gravemente hipoactiva (hipotiroidismo)

¿A quién afecta la DPC?

Los depósitos de cristales de pirofosfato de calcio afectan a alrededor del 3% de las personas de entre 60 y 70 años y a un 50% de las personas de más de 90. La liberación de los cristales en el líquido articular puede atraer glóbulos blancos, lo que provoca un ataque doloroso. Pueden producirse ataques de artritis aguda (de corta duración) después de una lesión en la articulación, después de una cirugía o sin una razón clara.

Los cristales de pirofosfato de calcio muchas veces se encuentran en el cartílago e incluso en los líquidos sinoviales de personas mayores que no tienen síntomas. Muchas personas que tienen estos depósitos de cristales nunca tendrán ataques agudos tipo gota ni artritis crónica. Estos cristales también están presentes con frecuencia en personas con osteoartritis o por coincidencia en otros tipos de artritis como la gota o infecciones articulares.

¿Cómo se diagnostica la DPC?

El diagnóstico depende de los síntomas y los resultados de las pruebas médicas. La obtención de imágenes de la articulación, ya sea por ultrasonido, radiografía, tomografía o resonancia magnética, puede ayudar a detectar en el cartílago depósitos que contienen calcio. Su médico debe descartar otras causas potenciales de los síntomas. Entre ellas están la gota, la artritis reumatoide y la infección articular. El profesional puede utilizar una aguja para extraer líquido de una articulación inflamada o dolorosa, a fin de averiguar si hay otra causa o cristales de pirofosfato de calcio presentes. También puede indicarle hacerse un análisis de sangre.

¿Cómo se trata la DPC?

No hay tratamiento disponible para disolver los depósitos de cristales. En pacientes con ataques agudos, el médico puede recetar antiinflamatorios no esteroides, conocidos por sus iniciales como AINE. Los AINE como la indometacina (Indocin) y el naproxeno (Naprosyn) tratan el dolor y la hinchazón durante los ataques intensos.

Las personas con una función renal deficiente, que tienen antecedentes de úlceras estomacales o que toman anticoagulantes muchas veces no pueden tomar AINE. Para estos pacientes, puede ser útil que su médico drene el líquido de la articulación afectada e inyecte un corticosteroide en ella. Para tratar de evitar nuevos ataques, pueden ser eficaces dosis bajas de colchicina (un medicamento que se usa con más frecuencia para la gota) o AINE.

Otros medicamentos pueden ayudar a algunos pacientes durante ataques graves de artritis de cristales de pirofosfato de calcio o con la menos común inflamación crónica que estos cristales pueden causar. Esos fármacos incluyen hidroxicloroquina (Plaquenil), metotrexato (Rheumatrex, Trexall, Otrexup, Rasuvo), o un "antagonista de interleucina 1 beta" que puede disminuir la inflamación, como el medicamento biológico anakinra (Kineret). La anakinra está aprobada por el Gobierno para el tratamiento de la artritis reumatoide.

La cirugía de reparación y reemplazo de articulaciones dañadas es una opción en casos graves.

El papel del reumatólogo en el tratamiento de la DPC

Los reumatólogos investigan de manera activa las causas de la DPC para prevenir y tratar mejor esta forma de artritis. Como las personas con DPC tienden a ser mayores y más propensas a los efectos secundarios de los antiinflamatorios, pueden beneficiarse al ver a un reumatólogo, que puede ofrecer su experiencia en el uso de esos medicamentos y otras terapias.

Estos profesionales son expertos en detectar la DPC y dirigir un enfoque de equipo para diagnóstico de afecciones subyacentes, tratamiento y esfuerzos para prevenir el posible daño articular que a veces pueden causar estos cristales. Este abordaje es importante porque el paciente puede necesitar asesoramiento sobre cirugía o más información y apoyo de otros proveedores de atención de salud, como fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales. 

Actualizado en marzo de 2017 por Luke Barre MD, y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología.

La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.