Cirugía de Reemplazo Articular

doctor showing x-ray to patient

Datos Importantes

  • En 2010, se realizaron alrededor de 719,000 cirugías de reemplazo total de rodilla y más de 332,000 cirugías de reemplazo de cadera en los Estados Unidos. Este número continúa aumentando a medida que nuestra población envejece.
  • El reemplazo articular total es uno de los tratamientos más confiables y seguros en cualquier área de la medicina. En la actualidad, una cirugía de reemplazo de cadera o rodilla puede durar 20 años o más. De hecho, en la mayoría de los pacientes, la cirugía de reemplazo articular total será una solución definitiva para la artritis de cadera o de rodilla.
  • El reemplazo articular total debe ser considerado una opción de tratamiento posible únicamente después de determinar que el tratamiento no quirúrgico no ha sido exitoso.
  • Antes de la cirugía, hable con su médico de cabecera para saber si su estado de salud es bueno como para recibir anestesia y realizar la rehabilitación posterior a la cirugía.
  • Debe conocer las limitaciones y restricciones de actividad específicas luego de un reemplazo articular total antes del tratamiento.

En general, la cirugía de reemplazo articular se recomienda a los pacientes que han intentado un tratamiento no quirúrgico pero siguen padeciendo dolor en las articulaciones. Si bien se trata de un tratamiento quirúrgico muy efectivo, el reemplazo articular total debe ser la última opción de tratamiento, no la primera, para pacientes con artritis avanzada de cadera, rodilla u hombro.

La cirugía de reemplazo articular moderna implica el retiro del cartílago desgastado de ambos lados de la articulación y la colocación de una prótesis que recubre la articulación con un implante de metal y plástico que tiene una apariencia y una función similar al de la articulación normal. Si bien se pueden reemplazar casi todas las articulaciones del cuerpo, la mayoría de las cirugías son de reemplazo de cadera o rodilla.

En los últimos 30 años, se han desarrollado nuevas técnicas quirúrgicas mejoradas y nuevos materiales de implante, por lo que el reemplazo articular total es uno de los procedimientos más confiables y duraderos en cualquier área de la medicina.

¿Qué determina la necesidad de realizar una cirugía articular?

La artritis grave o “terminal” puede ser producida por artrosis, artritis reumatoide y otras afecciones articulares inflamatorias, lesiones articulares previas y fracturas, infecciones en las articulaciones y otras afecciones raras como la osteonecrosis también llamada necrosis avascular). Todos estos problemas provocan daños en el cartílago que generalmente cubre el extremo de los huesos y permite que las articulaciones se muevan con fluidez y sin dolor.

En ciertos tipos de artritis, como la artritis reumatoide y otros tipos inflamatorios de artritis, el tratamiento de un reumatólogo especializado en estos trastornos es la mejor opción. Otros problemas articulares más comunes, como la artrosis, suelen ser tratados por un médico de cabecera, un reumatólogo o un cirujano ortopédico. Cuando el tratamiento médico para la artritis recomendado por su médico resulta poco eficaz, la cirugía de reemplazo articular podría ser una opción. Estos profesionales están mejor calificados para determinar si una terapia de reemplazo articular es una opción de tratamiento apropiada para usted.

La definición de “apropiado” en el caso de la cirugía de reemplazo articular total se modifica continuamente. En general, no existe un límite de edad para los candidatos a este tipo de cirugía. La decisión de realizar la cirugía se basa en su estado de salud general, en la necesidad de realizar la cirugía y en la forma en que la artritis afecta su calidad de vida.

Si bien algunos pacientes están en perfectas condiciones de salud, la mayoría de las personas que se someten a una cirugía de reemplazo articular deben estar lo suficientemente saludables o médicamente aptos para que la cirugía se realice de manera segura. Antes de someterse a una cirugía de reemplazo articular, hable con su médico de cabecera para saber si su estado de salud es bueno como para recibir anestesia y realizar la rehabilitación posterior a la cirugía.

¿Cómo se diagnostica la necesidad de una cirugía articular?

En casi todos los pacientes, la artritis y otros problemas de articulaciones que suelen ser tratados con una cirugía de reemplazo articular pueden diagnosticarse con un simple estudio de rayos X. Se deben tener en cuenta otras causas de dolor articular, ya que el dolor lumbar referido puede confundirse fácilmente con el dolor asociado con la artritis de cadera o rodilla y el dolor de una cadera con artritis puede afectar a la rodilla. La inflamación de los tejidos blandos que rodean la articulación también puede provocar tendinitis o bursitis, que puede confundirse con el dolor asociado con la artritis. Generalmente, una evaluación cuidadosa de su médico y rayos X de rutina pueden determinar la verdadera causa de su dolor.

Prevención

Su necesidad de una cirugía de reemplazo articular puede ser minimizada con el tratamiento médico integral de su artritis. Los medicamentos para la artritis, la eliminación de actividades que generan sobrecarga de la articulación como correr, levantar peso y deportes de impacto, la pérdida de peso, los suplementos nutricionales y las inyecciones en las articulaciones pueden ayudarlo a vivir con artritis por más tiempo. Cuando estos tratamientos ya no resultan eficaces, la cirugía de reemplazo articular puede aliviar el dolor y permitirle recuperar la calidad de vida perdida debido a la artritis.

A pesar de las mejoras en las cirugías de reemplazo articular total, es posible que estas operaciones no duren toda la vida en pacientes jóvenes y activos con artritis. En algunos de estos casos, se pueden realizar procedimientos de preservación articular como osteotomías (extracción de un trozo de hueso y recolocación del hueso), desbridamiento o limpieza articular y transplante de cartílago para retrasar la cirugía de reemplazo articular.

Vivir con una prótesis articular

Luego de un periodo relativamente corto de recuperación después de la cirugía, los pacientes que se someten a una cirugía de reemplazo articular suelen regresar a sus actividades normales. La rapidez de la recuperación después de la cirugía depende de su nivel de actividad antes de la cirugía, el estado de salud general y las condiciones físicas generales, el grado y la duración del problema físico antes de la cirugía, el tipo de cirugía y sus expectativas y motivaciones. La terapia física después de un reemplazo articular es muy importante.

En la mayoría de los casos, las limitaciones físicas a largo plazo tras una cirugía se deben a otros problemas ortopédicos o reumatológicos (artritis significativa en otras articulaciones, dolor lumbar crónico) o problemas de salud graves (enfermedades del corazón, problemas respiratorios y otras enfermedades crónicas) y no a las limitaciones producidas por el reemplazo articular. En general, las personas que se someten a un reemplazo de cadera o rodilla pueden retomar todas las actividades de bajo impacto como nadar, hacer ejercicios en el agua, caminar, andar en bicicleta, hacer ejercicios aeróbicos de bajo impacto, jugar al golf y al tenis en dobles.

La mayoría de los cirujanos ortopédicos no aconsejan realizar actividades de alto impacto ni sobrecargar la articulación con actividades como levantar peso, correr o saltar. Sin embargo, algunos pacientes sufren restricciones significativas en sus actividades normales de la vida diaria luego de una cirugía de reemplazo de cadera o rodilla.

Si bien los pacientes suelen recuperar el movimiento funcional luego de una cirugía de reemplazo de cadera, en ocasiones se pueden superar los límites de movimiento de un reemplazo total de cadera, provocando una dislocación de su posición normal. La educación de los pacientes y la comprensión de las limitaciones de un reemplazo total de cadera, especialmente con respecto a una posible dislocación y al rango de restricciones de movimiento, pueden ayudar a minimizar la existencia de esta complicación. Se debe alentar a los pacientes para que hablen con sus cirujanos sobre las limitaciones específicas, las precauciones y las restricciones de actividades tras un reemplazo articular total.

Revisado en mayo de 2015. Escrito por Matthew J. Kraay, MS, MD, y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología. La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.

© 2015 American College of Rheumatology