Ciclosporina (Neoral, Sandimmune, Gengraf)

pharmacy

La ciclosporina (Neoral, Sandimmune, Gengraf) es un potente inmunodepresor que se emplea en el tratamiento de la artritis reumatoide, el lupus y otras enfermedades autoinmunes. Se considera a la ciclosporina una droga antirreumática modificadora de la enfermedad (DMARD, por sus siglas en inglés) porque no solo disminuye el dolor y la inflamación de la artritis, sino que también puede prevenir el daño articular y reducir el riesgo de sufrir una incapacidad a largo plazo. También es efectiva para retrasar la progresión de la artritis con el tiempo.

La ciclosporina se usaba originalmente para prevenir el rechazo de riñones trasplantados y se la sigue recomendando para diversos trasplantes de órganos. Sin embargo, ha demostrado ser eficaz como tratamiento para pacientes con artritis reumatoide que no han respondido bien a otros medicamentos. También se la ha empleado para tratar otras afecciones reumáticas, enfermedades inflamatorias de los ojos y manifestaciones graves de psoriasis y otros trastornos cutáneos autoinmunitarios.

Cómo Tomarla

La ciclosporina se administra por vía oral dos veces al día. La dosis inicial es de 2.5 mg/kg de peso al día, que pueden incrementarse con el tiempo. Viene en cápsulas de 25 mg y 100 mg, que se toman dos veces por día. La dosis diaria suele ser de entre 75 mg y 100 mg dos veces por día. El médico puede incrementar la dosis a 4.5 mg/kg por día o más en determinadas circunstancias. Las cápsulas no deben machacarse ni masticarse. Debido a que la ciclosporina puede afectar el sistema inmunitario, se la debe manipular con guantes. Es posible que tarde varios meses en hacer efecto y requiere análisis de sangre de control frecuentes.

Efectos Secundarios

Los efectos secundarios más habituales y potencialmente graves son la hipertensión arterial y los problemas renales, así que asegúrese de beber abundante agua y de mantenerse bien hidratado. Es más probable que ambos problemas se produzcan en pacientes mayores que toman este medicamento.  La ciclosporina también puede incrementar el riesgo de sufrir algunos tipos de infecciones; avise a su médico si nota síntomas de infección, como fiebre.

Otros posibles efectos secundarios son dolor de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal o indigestión, hinchazón de manos y pies, temblores, incremento en el crecimiento del vello, inflamación de encías, calambres musculares o adormecimiento y cosquilleo de manos o pies.

Consulte a su Médico

La ciclosporina interactúa con muchos medicamentos; consulte a su médico acerca de las interacciones con otros medicamentos. Asegúrese de informarle al médico acerca de todos los medicamentos que toma, incluso los de venta libre y los remedios naturales. Informe a su médico si padece hipertensión arterial, problemas renales o cáncer, dado que la ciclosporina puede complicar estas afecciones.

Hable con su médico antes de aplicarse alguna vacuna o someterse a una intervención quirúrgica mientras toma ciclosporina. También debe hablar acerca de ponerse al día con las vacunas antes de comenzar a tomar ciclosporina. Si está embarazada o está considerando tener un hijo, hable sobre esto con su médico antes de empezar a tomar este medicamento. La ciclosporina puede causar anomalías congénitas graves y no debe administrarse a mujeres embarazadas, que estén intentando quedar embarazadas o estén amamantando. Consulte a su médico si tiene síntomas de infección, como fiebre o escalofríos, o si está tomando antibióticos.

Actualizado en marzo de 2017 por Suleman Bhana, MD, y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología.

Esta hoja de datos para pacientes se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.

© 2017 American College of Rheumatology