Fármacos Antiinflamatorios No Esteroides (AINE)

medication bottles

Datos Importantes

  • Los fármacos antiinflamatorios no esteroides son algunos de los medicamentos más comúnmente utilizados para aliviar el dolor en los adultos. Los AINE también pueden reducir la inflamación, por ejemplo en el caso de la artritis.
  • La mayoría de las personas pueden tomar AINE sin ningún problema; sin embargo, puede haber efectos secundarios, así que informe a su médico si tiene algún problema con estos medicamentos.
  • Si bien puede comprar muchos AINE sin receta médica, no todos deberían tomarlos. Consulte con su médico antes de tomar un medicamento nuevo.
  • Los AINE pueden ser medicamentos muy efectivos para las personas con artritis u otras enfermedades reumáticas. En bajas dosis, actúan como analgésicos. Para reducir la inflamación, se requieren dosis más altas.
  • Ningún AINE es mejor o más seguro que otro.
  • Consulte con su médico si puede tomar AINE si está embarazada, si toma otros medicamentos, tiene más de 65 años o está bajo tratamiento médico por un problema de salud.
  • No tome un AINE de venta libre si está tomando uno recetado.

Millones de estadounidenses padecen artritis y otros problemas de salud dolorosos que afectan al aparato locomotor: las articulaciones, los músculos y los huesos. Desde hace más de tres décadas, una clase de medicamentos, conocidos como antiinflamatorias no esteroides o AINE, son un pilar para el tratamiento de estas afecciones.

Los AINE tradicionales son la aspirina, el ibuprofeno (Advil, Motrin, etc.), el naproxeno (Aleve) y muchos otros medicamentos genéricos y de marca comercial. El celecoxib (Celebrex) pertenece a una clase de AINE más reciente, que los médicos llaman “inhibidora de la COX-2” o “selectiva de la COX-2”.

Usos comunes

Los AINE se utilizan para aliviar el dolor y reducir los signos de inflamación, como fiebre, hinchazón y enrojecimiento. Pueden tomarse para problemas de salud temporales como esguinces, torceduras, agudizaciones de dolor de espalda, dolor de cabeza y dolor menstrual. También constituyen un tratamiento común para problemas de salud crónicos (a largo plazo) como artritis (artritis reumatoide, artrosis etc.) y lupus.

Otro uso de la aspirina es para prevención. Una dosis baja de aspirina a diario puede ayudar a reducir la posibilidad de sufrir un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular para personas con alto riesgo de padecer estos problemas de salud graves.

Cómo actúan

Los AINE reducen la inflamación, el dolor y la fiebre. Bloquean las enzimas en el cuerpo que ayudan a la producción de prostaglandinas. Las prostaglandinas son un grupo de ácidos grasos que se producen naturalmente y que tienen un papel importante en el dolor y la inflamación. Los AINE más antiguos, como el ibuprofeno, bloquean dos de estas enzimas, la COX-1 y COX-2, pero el celecoxib (Celebrex) se dirige principalmente a la enzima COX-2. El celecoxib no es más efectivo que otros AINE. Sin embargo, sus riesgos son diferentes. Esto se explica en la sección “Efectos secundarios”.

Dosis comunes

Cada AINE tiene su propia dosis (concentración) y su propio intervalo de frecuencia para tomar la droga. Las dosis de los medicamentos de venta libre (que se venden sin prescripción médica) suelen ser menores que las del mismo medicamento vendido con receta. Por ejemplo, las dosis más comunes de ibuprofeno recetado son 400 miligramos (mg), 600 mg y 800 mg, pero la dosis más alta de venta libre es de 200 mg.

Los AINE de venta libre pueden ser lo suficientemente potentes para problemas de salud temporarios como esguinces, torceduras, agudizaciones de dolor de espalda, dolor de cabeza y dolor menstrual. Para problemas de salud crónicos, como la artritis reumatoide, el reumatólogo recetará estos medicamentos en dosis más altas y por un período de tiempo más prolongado.

Hable con su médico para que le explique el objetivo de utilizar un AINE para su problema de salud. Si el objetivo es aliviar la inflamación, es posible que necesite tomar dosis más altas y a un intervalo establecido. Si su objetivo es aliviar el dolor, generalmente puede tomar dosis menores según sea necesario.

Plazo para que surta efecto

Los AINE comienzan a hacer efecto rápidamente, en general a las pocas horas. La rapidez con que hacen efecto depende del efecto buscado. El alivio del dolor suele ser mucho más rápido que el efecto antiinflamatorio, como en el caso de la artritis.

Efectos secundarios

Todos los medicamentos pueden provocar efectos secundarios, incluso los AINE. Es importante que entienda los riesgos y los beneficios de un medicamento antes de tomarlo. Algunos riesgos de los AINE son:

  • problemas estomacales como sangrado, úlceras y malestar estomacal;
  • hipertensión arterial;
  • retención de líquidos (que provoca hinchazón, por ejemplo en la parte inferior de las piernas, pies, tobillos y manos);
  • problemas renales;
  • problemas cardíacos;
  • erupciones.

Mucha gente cree que los medicamentos de venta libre son más seguros que el mismo medicamento o uno similar que se vende con receta, pero esto no siempre es cierto. Los medicamentos deben ser seguros para que la FDA autorice su venta en el mercado. Para mayor seguridad, las dosis de los medicamentos de venta libre suelen ser más bajas que las dosis de los mismos con receta. En dosis iguales, el perfil de seguridad de los AINE de venta libre es igual al de los que se venden con receta. El riesgo de sufrir efectos secundarios aumenta en las dosis más altas.

Si bien los efectos secundarios pueden producirse en cualquier momento mientras esté tomando un AINE, las probabilidades tienden a aumentar cuanto más tiempo lo tome. Si debe tomar un AINE por más de 30 días, consulte con su médico cómo puede reducir el riesgo de sufrir problemas. Es posible que deba tomar más precauciones para evitar efectos secundarios, como tomar un medicamento para reducir el riesgo de sangrado estomacal.

No existe una diferencia clara en cuanto a la seguridad global de los AINE tradicionales que están a la venta en el mercado. Los efectos secundarios de cada droga pueden variar y algunos pacientes podrían ser más propensos a sufrir efectos secundarios con una droga en particular. El celecoxib suele causar menos problemas estomacales, como úlceras y sangrado, que los AINE tradicionales. Los AINE, en especial con el uso crónico, se han asociado con ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. En algunos estudios, se encontró que el naproxeno es más seguro para el corazón.

Advertencia: si sufre una enfermedad cardíaca, no debe tomar ningún AINE, incluso un AINE de venta libre, sin antes consultarlo con su médico. Los tratamientos como el paracetamol (Tylenol) u otros medicamentos analgésicos podrían ser mejores en este caso. Algunos AINE tradicionales también pueden interferir con la aspirina recetada a pacientes con problemas cardíacos. Asimismo, la mezcla de aspirina con otros AINE aumenta el riesgo de sangrado estomacal.

Los AINE no deben utilizarse durante el embarazo, salvo que su médico lo considere necesario. Algunas personas tienen otros factores de riesgo que aumentan sus probabilidades de tener problemas de salud debido a estas drogas. Hable con su médico antes de tomar un AINE si alguno de los siguientes factores de riesgo se aplican a su caso:

  • Tiene alguno de estos problemas de salud:
    • disminución de la función renal o hepática o problema hepático no controlado (como hepatitis);
    • úlceras, gastritis (inflamación de las paredes del estómago) o sangrado estomacal en la actualidad o en el pasado;
    • bajos niveles de plaquetas;
    • enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa;
    • asma o enfermedad pulmonar crónica;
    • reflujo gastroesofágico (conocido como GERD), indigestión o hernia de hiato;
    • hipertensión, insuficiencia cardíaca congestiva o antecedentes de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular;
  • es alérgico a la aspirina, a otros AINE, a medicamentos con sulfamidas, o tiene pólipos nasales (relacionados con una mayor probabilidad de alergia a los AINE);
  • toma anticoagulantes o corticoesteroides (ver “Interacciones farmacológicas” a continuación);
  • está embarazada, podría quedar embarazada o está amamantando;
  • bebe más de siete vasos de bebidas alcohólicas por semana o más de dos vasos por día;
  • tiene 65 años o más.

Los médicos advierten que no se debe administrar aspirinas a niños menores de 12 años, pero los adolescentes que tienen un virus también deben evitar los medicamentos que contienen aspirina. También existe el riesgo de sufrir el síndrome de Reye, una enfermedad rara pero mortal que puede afectar al cerebro y al hígado.

Interacciones farmacológicas

Asegúrese de informarle al médico acerca de todos los medicamentos que toma, incluso los de venta libre o los remedios a base de hierbas naturales. Algunos medicamentos aumentan el riesgo de sufrir efectos secundarios con los AINE. Estos medicamentos son la aspirina y otros anticoagulantes como la warfarina (Coumadin), la heparina y el clopidogrel (Plavix) y los corticoesteroides, como la prednisona. Si toma alguno de estos medicamentos, consulte con su médico si puede tomar AINE.

No mezcle un AINE de venta libre con uno de venta con receta ni tome una dosis mayor a la recomendada. Ello podría aumentar el riesgo de sufrir efectos secundarios.

Información para discutir con proveedores de atención médica

Informe a sus otros médicos que está tomando AINE. Esto ayudará a evitar interacciones farmacológicas.

Para ayudar a decidir el tratamiento que sea mejor y más seguro posible para su artritis u otro problema de salud, su reumatólogo querrá saber si tiene, o ha tenido en el pasado, alguno de los factores de riesgo enumerados anteriormente que aumentan las probabilidades de sufrir efectos adversos debido a los AINE. Las mujeres deben mencionar si están embarazadas, ya que los AINE podrían ser peligrosos durante el embarazo. Además de revisar su historia clínica completa, su médico podría pedirle un listado de todos los medicamentos que esté tomando o que haya tomado recientemente, incluso los medicamentos de venta libre.

Si bien son muy efectivos para aliviar el dolor y reducir la inflamación, los AINE no son la mejor opción para todos. La elección de un AINE u otro medicamento dependerá de muchos factores. Si los AINE no son adecuados para usted, existen muchas otras opciones de medicamentos que su reumatólogo podría sugerirle. Además de los medicamentos, existen otros tratamientos que pueden ayudar a reducir el dolor. Estos son inyecciones de corticoesteroides (vacunas) en el lugar afectado, fisioterapia, uso de calor o frío, terapias de masaje y relajación y acupuntura.

Para la mayoría de las personas con artritis, la actividad física, la buena alimentación y mantener un peso saludable son formas de aliviar el dolor de la artritis. Las páginas “Ejercicio y Artritis” y “Vivir Bien con una Enfermedad Reumática” describen cómo llevar a cabo un estilo de vida saludable.

Actualizado en marzo de 2015 por Eric Ruderman, MD, y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología. La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.

© 2015 American College of Rheumatology