Síndrome de Dolor Musculoesquelético Amplificado (AMPS)

doctor showing x-ray to patient

Datos Importantes

  • Las características del síndrome de dolor musculoesquelético amplificado (AMPS, por sus siglas en inglés) incluyen dolor creciente con el tiempo, alodinia (una sensación dolorosa en respuesta al contacto no doloroso), discapacidad física desproporcionada y ausencia de otras causas. La fatiga debilitante, el sueño interrumpido o no reparador y una variedad de problemas neuropsiquiátricos, incluida la “niebla cerebral”, la ansiedad y los síntomas depresivos también son preocupaciones comunes.
  • El AMPS puede o no estar asociado con signos autónomos manifiestos, como un aumento del ritmo cardíaco o la presión arterial, el color de la piel o los cambios de temperatura. Estos síntomas pueden estar en todo el cuerpo o localizados en una parte del mismo.
  • El AMPS puede clasificarse como 1) AMPS localizado (dos o menos regiones corporales afectadas en ausencia de cambios autonómicos), 2) síndrome de dolor regional complejo, tipo 1 (AMPS localizado más cambios autonómicos), o 3) AMPS difuso (tres o menos). regiones del cuerpo más afectadas).
  • Los pilares de la terapia se centran en restablecer la función sin medicación y abordar el estrés psicológico
  • Se recomienda un enfoque de tratamiento no farmacológico, multidisciplinario y, dependiendo de la gravedad del dolor intensificado, puede incluir un reumatólogo, enfermera practicante, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, psicólogo y administración escolar.

El síndrome de dolor musculoesquelético amplificado (AMPS, por sus siglas en inglés) es un término general para el dolor musculoesquelético no inflamatorio. Otros nombres que usted podría escuchar son: síndrome de fibromialgia juvenil, dolor musculoesquelético crónico (CMP), dolor crónico generalizado (CWP), distrofia simpática refleja (RSD), distrofia neurovascular refleja (RND) o dolor miofascial. El AMPS se observa con mayor frecuencia en la infancia y la adolescencia, y afecta más comúnmente a las niñas preadolescentes y adolescentes. Varios estudios han señalado una edad promedio de 11,5 a 15 años. Se cree que el AMPS es casi inexistente en niños menores de 4 años de edad.

¿Qué lo causa?

La causa exacta del AMPS no se entiende bien; sin embargo, la investigación más reciente sugiere que esta condición de dolor crónico no inflamatorio es el resultado de un mal funcionamiento o una respuesta desordenada y una amplificación excesiva de la señal de dolor por el sistema nervioso central (SNC) y el sistema nervioso periférico (SNP). Puede haber un componente de la susceptibilidad genética que luego se desencadena por un estímulo ambiental. Esta respuesta al dolor amplificada es más fácil de entender utilizando la analogía de una guitarra eléctrica con un amplificador. Para alguien que no está experimentando AMPS, un estímulo para el dolor causará una cantidad estándar y esperada de ‘señal’ de dolor análoga es la guitarra eléctrica que se está tocando mientras no está conectada a un amplificador. Para las personas que viven con AMPS, el amplificador se gira hacia arriba y con el tiempo se vuelve más y más fuerte. Lo que esto significa es que a pesar de que el estímulo o ‘entrada’ es el mismo, la salida es significativamente ‘más fuerte’, lo que resulta en una sensación de dolor mucho más fuerte.

¿Cuáles son los signos y síntomas comunes?

  • Dolor musculoesquelético crónico sin otra explicación
  • Síntomas somáticos que incluyen, entre otros, dolores de cabeza, dolor abdominal, mareos, artralgias, taquicardia, etc.
  • Alodinia (una sensación dolorosa en respuesta a un contacto no doloroso) – en aproximadamente el 70%.
  • Efecto que es incongruente con la situación (por ejemplo, sonrerir a pesar de sentir dolor).
  • Disfunción física desproporcionada en relación con la cantidad anticipada de dolor que se produciría en respuesta al estímulo. Esto puede incluir la incapacidad de soportar peso, la falta de uso de la extremidad, la intolerancia al contacto con otras personas o incluso la ropa de cama, las ausencias escolares y la interrupción o reducción de la participación en actividades extracurriculares.
  • Fatiga y sueño interrumpido o no reparador que puede incluir una incapacidad para quedarse dormido, incapacidad para permanecer dormido y despertarse sin ningún tipo de sensación de descanso.
  • Las comorbilidades psicológicas, incluida la ansiedad y / o la depresión, en el niño afectado pueden ser comunes y deben considerarse en todos los pacientes recién diagnosticados.
  • El estrés desempeña un papel en la activación de AMPS y los factores estresantes deben evaluarse de forma rutinaria, incluido el acoso escolar, la discordia marital entre los padres de los pacientes, la pérdida de un ser querido u otros cambios en la vida.
  • Los síntomas de conversión (síntomas neurológicos no explicados por un trastorno físico) pueden ocurrir, incluyendo, entre otros, temblores en las extremidades, parálisis, ceguera, convulsiones no epilépticas y marcha de conversión.
  • ¿Cómo se diagnostica?

    No hay un solo examen de sangre o examen de exploración física que pueda hacer un diagnóstico definitivo. Cuando el proveedor de su hijo esté evaluando su dolor, una historia precisa y completa (incluida cualquier enfermedad o lesión anterior) será un componente crítico del diagnóstico. El examen físico incluirá inspección de las articulaciones, palpación, rango de movimiento y pruebas de fuerza. La información obtenida en el examen físico es fundamental para el diagnóstico y el manejo del AMPS. También se realizará una evaluación detallada de cualquier discapacidad relacionada con el dolor, como el impacto del dolor en la vida diaria, que incluirá el sueño, la escuela y la función social, emocional y física.

    El AMPS se diagnostica cuando está claro que los síntomas descritos no se deben a una lesión o trauma subyacente, causas inflamatorias o infecciosas (como artritis juvenil (AIJ) u osteomielitis) o tumores. Para descartar otras posibles causas del dolor, se pueden recomendar exámenes adicionales, como análisis de sangre o estudios de imagen; sin embargo, estas pruebas no son necesarias como parte del diagnóstico del AMPS. Es importante tener en cuenta que el AMPS puede ser una complicación de una condición subyacente, como la AIJ. En este caso, ambas condiciones deben ser reconocidas y tratadas.

    Tratamientos y medicamentos

    El objetivo del tratamiento del AMPS es devolver al niño a la función diaria normal minimizando el dolor, restaurando el sueño y el estado de ánimo normales y disminuyendo cualquier impacto negativo que el síndrome de dolor pueda tener en la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS). Para hacer esto, es importante el diagnóstico de las causas primarias y secundarias y puede implicar la derivación a otros especialistas, como psicólogos, terapeutas físicos y ocupacionales. Este enfoque multidisciplinario para el manejo del dolor es una parte importante del tratamiento del AMPS.

    El tratamiento del AMPS consiste en un enfoque no farmacológico que consiste en terapia cognitiva conductual, terapia física y ocupacional y ejercicio aeróbico regular con un enfoque en la reducción del estrés. Dado que el AMPS a menudo puede afectar a toda la familia, a frecuentemente también se recomienda la asesoría familiar. Por lo general, una vez que se establece un diagnóstico claro y se suspenden todos los medicamentos y modalidades de prueba innecesarios, se libera la carga de la ‘enfermedad desconocida’, lo que puede ser un alivio. Las recomendaciones para el manejo del dolor están fuertemente orientadas hacia programas de ejercicios graduados (que aumentan gradualmente), actividades diarias regulares en forma de entrenamiento aeróbico funcional, desensibilización para la alodinia y psicoterapia. Hay centros de tratamiento para pacientes hospitalizados y ambulatorios en todo el país que trabajan diariamente con pacientes que tienen AMPS gravemente debilitantes; estas sesiones de terapia acumulativa pueden durar hasta 6 horas.

    Viviendo con AMPS

    El impacto del AMPS en las actividades de la vida diaria es lo que lleva a la mayoría de los pacientes a buscar una evaluación médica. El dolor constante, la falta de sueño, la fatiga resultante, la disminución de la tolerancia a la actividad física y el cambio en el estado de ánimo pueden tener un impacto significativo en las actividades diarias, las interacciones sociales y la asistencia a la escuela. Una vez que se haya realizado un diagnóstico de AMPS y se haya autorizado al niño para que participe en una actividad normal, se recomienda la búsqueda de terapias recomendadas apropiadas y el regreso gradual (según lo tolerado) a un programa normal. Para los niños que requieren tratamiento intensivo en un centro multidisciplinario, el 80% de los pacientes ha regresado a su funcionamiento normal en el plazo de un mes. Sin embargo, la mayoría de los pacientes no requerirán esta intervención intensiva, en cuyo caso es clave establecer su propio equipo multidisciplinario de profesionales de la salud física, ocupacional y mental. Además de trabajar para reanudar el funcionamiento normal, estos especialistas pueden enseñarle a su hijo herramientas y técnicas para utilizarlas cuando sientan que el dolor se avecina.

    Si a su hijo está perdiendo una gran cantidad de escuela, trabaje con su proveedor médico y con la administración de su escuela para asegurarse de que se proporcione material de recuperación y establezca un plan para el regreso a un día completo de clases. A menudo, incluso si su hijo no puede asimilar cada palabra que se le enseña, ir a la escuela, interactuar con amigos y aumentar gradualmente la resistencia es un componente clave para regresar a la escuela.

    Por último, es importante reconocer que el dolor que su hijo está experimentando, aunque no es peligroso, es muy real. La validación del dolor es una parte importante del trabajo para eliminarlo y el niño debe reconocer que él o ella es una parte importante del equipo de tratamiento. Con la intervención adecuada y el trabajo de su parte, la gran mayoría de los pacientes se desempeñarán muy bien y reanudarán una vida completamente funcional sin dolor. En estudios realizados en centros de tratamiento del AMPS para pacientes hospitalizados, el 95% de los pacientes se sintió significativamente mejor y solo el 5% no vio mejoría del dolor. En general, las recaídas significativas fueron infrecuentes y solo el 15% requirió un nuevo tratamiento. A los 5 años después del estudio, el 90% de los pacientes estaban bien.

    Actualizado en marzo de 2019 por Suleman Bhana, MD y revisado por la Comité de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología.

    La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.

    © 2020 American College of Rheumatology.  All rights reserved.  Website & Privacy Policies | Sitemap | Help | Contact Us