Deficiencia de Mevalonato Quinasa/Síndrome de Hiperinmunoglobulinemia D

mother and daughter at grocery store

Datos Importantes

  • La Deficiencia de Mevalonato Quinasa es una enfermedad genética ocasionada por una anomalía en un gen que codifica una proteína llamada mevalonato quinasa (MVK).
  • Entre los síntomas principales se encuentran la fiebre recurrente desde la infancia con erupciones, dolor abdominal, diarrea, dolor articular, llagas en la boca e inflamación de las glándulas linfáticas. A menudo, las vacunas desencadenan los episodios. En los casos graves, los pacientes pueden presentar una enfermedad del sistema nervioso.
  • Los tratamientos biológicos nuevos podrían aliviar la enfermedad para la mayoría de los pacientes. El resultado a largo plazo suele ser bueno.
  • La Deficiencia de Mevalonato Quinasa/Síndrome de Hiperinmunoglobulinemia D tiende a ceder con el tiempo y, con frecuencia, se resuelve en la adultez.

La Deficiencia de Mevalonato Quinasa (MKD, por sus siglas en inglés), conocida anteriormente como Síndrome de Hiperinmunoglobulinemia D, es una enfermedad muy rara. Se concentra en Europa occidental, en especial en Francia y los Países Bajos, pero se ha descrito en todos los grupos étnicos. Los niños y las niñas se ven afectados por igual. Los síntomas suelen comenzar en la primera infancia y la niñez, más comúnmente en el primer año de vida.

¿Qué es la Deficiencia de Mevalonato Quinasa/Síndrome de Hiperinmunoglobulinemia D?

La deficiencia de mevalonato quinasa (MVK), anteriormente llamada síndrome de hiperinmunoglobulinemia D (HIDS, por sus siglas en inglés) es un síndrome genético que ocasiona episodios de fiebre alta con erupciones cutáneas, inflamación de nódulos linfáticos en el cuello, llagas en la boca, dolor abdominal, vómitos, diarrea y dolor e inflamación en las articulaciones. La mayoría de los pacientes tiene una gran cantidad de proteínas llamadas inmunoglobulinas (especialmente la D), que el sistema inmunitario utiliza normalmente para combatir las infecciones. La forma más grave de esta enfermedad se inicia con el nacimiento y se denomina aciduria mevalónica. Estos pacientes también tienen una enfermedad neurológica (del sistema nervioso) grave y un crecimiento deficiente.

El síntoma principal es la fiebre, que suele durar entre tres y siete días, y puede repetirse cada períodos de entre dos y doce semanas. Los episodios comienzan repentinamente, en general, acompañados de escalofríos con temblores. Son comunes los síntomas como el dolor de cabeza y abdominal, la pérdida del apetito y otros síntomas parecidos a los gripales. La mayoría de los pacientes sufre náuseas, vómitos y diarrea. Pueden presentarse erupciones cutáneas en todo el cuerpo, incluso en los pies y las manos, y llagas dolorosas en la boca. Una de las características más notables es la inflamación de los nódulos linfáticos en el cuello u otras partes del cuerpo. Los pacientes pueden presentar dolor en articulaciones y músculos e inflamación en articulaciones grandes y pequeñas. Las vacunas de la infancia son un desencadenante común de episodios en estos pacientes. En los casos más leves, los síntomas pueden parecerse a los del síndrome de fiebre periódica, estomatitis aftosa, faringitis y adenitis cervical (PFAPA).

¿Qué la causa?

La Deficiencia de Mevalonato Quinasa/Síndrome de Hiperinmunoglobulinemia D (MKD/HIDS) es una enfermedad genética. El defecto genético deriva en anomalías en una proteína denominada mevalonato quinasa (MVK). La MVK es una proteína que facilita una reacción química en el cuerpo (una enzima) involucrada en el proceso de formar colesterol. Esta Deficiencia de Mevalonato Quinasa puede considerarse una enfermedad “metabólica”.

Recientemente se descubrió por qué el defecto genético provoca fiebre e inflamación. Aparentemente el defecto genético causa una disminución en la cantidad de ciertas moléculas que participan en el control del proceso inflamatorio. Los episodios pueden desencadenarse por infecciones, estrés, traumatismos, cirugías y, en particular, vacunas, o sin ningún desencadenante evidente.

Esta enfermedad se hereda de manera autosómica recesiva, es decir que el niño recibe dos genes mutados, uno del padre y otro de la madre. Los padres se consideran entonces portadores, y es posible que ni siquiera padezcan la enfermedad. A menudo, algún pariente lejano también tiene la enfermedad. Si un niño tiene la enfermedad y los padres son los portadores, hay una probabilidad del 25% de que otro niño tenga esta enfermedad.

Diagnóstico de la Deficiencia de Mevalonato Quinasa/Síndrome de Hiperinmunoglobulinemia D

Por lo general, se necesita de un médico experto en esta enfermedad para diagnosticarla. Los análisis de sangre durante un episodio suelen indicar signos de inflamación. La mayor parte de ellos (pero no todos, en especial los niños menores) indican niveles elevados de inmunoglobulina D. Durante los episodios, un análisis de orina para detectar ácidos orgánicos mostrará niveles altos de ácido mevalónico. El diagnóstico se confirma con un análisis genético que detecte el defecto o la mutación en el gen MVK.

Tratamiento de la Deficiencia de Mevalonato Quinasa/Síndrome de Hiperinmunoglobulinemia D

Esta enfermedad no tiene cura. Durante un episodio, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (como el ibuprofeno y el naproxeno) o los esteroides pueden ser de ayuda. Recientemente se ha demostrado que ciertos tratamientos biológicos que actúan contra las proteínas que afectan el sistema inmunitario podrían prevenir o disminuir la frecuencia de los ataques en la mayoría de los pacientes, en especial, los medicamentos que bloquean las proteínas interleucina-1 o el factor de necrosis tumoral. Estas proteínas son importantes en el proceso inflamatorio. La anakinra (Kineret)(uno de los bloqueadores de la interleucina 1) suele usarse “según las necesidades” al principio de un episodio. El Canakinumab (Ilaris), también un bloqueador de la interleucina-1 y el etanercept (Enbrel), un bloqueador del factor de necrosis tumoral pueden evitar ataques en los pacientes con una enfermedad más grave. La Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) ha determinado que el canakinumab puede utilizarse para tratar esta enfermedad. Los investigadores continúan en busca de tratamientos eficaces.

Vivir con Deficiencia de Mevalonato Quinasa/Síndrome de Hiperinmunoglobulinemia D

Esta enfermedad es un trastorno que dura toda la vida, pero los episodios suelen ser más leves y menos frecuentes con el tiempo, y en muchos casos se resuelven en la adultez. Los niños con esta afección pueden faltar muchos días a clases debido a los episodios. Es importante destacar que la fiebre de esta afección no es contagiosa.

En muy pocos casos, los pacientes llegan a padecer de una complicación por inflamación denominada amiloidosis. El amiloide es una proteína que se deposita en determinados órganos de los niños con una enfermedad inflamatoria crónica. El órgano que se ve afectado con mayor frecuencia es el riñón, pero el amiloide puede depositarse en los intestinos, la piel y el corazón. Con el tiempo, el amiloide causa la pérdida de la función, en especial de los riñones.

Actualizado en marzo de 2017 por Philip Hashkes, MD y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología.

La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.