Artritis Juvenil

mother and daughter reading

Datos Importantes

  • La artritis en los niños es tratable. Es importante buscar tratamiento de profesionales de la salud que tengan conocimiento sobre la artritis infantil.
  • A pesar de su diagnóstico, la mayoría de los niños con artritis pueden esperar llevar una vida normal.
  • Algunos niños con JIA tienen su enfermedad en remisión.
  • Los programas federales y estatales pueden proporcionar asistencia con las infraestructuras o servicios escolares. Pregunte al equipo de reumatología sobre los campamentos de verano y las oportunidades para conocer a otros niños con artritis.
  • Excepto en raras circunstancias, esta condición no se hereda directamente de la madre o el padre.

Alrededor de 1 de cada 1.000 niños desarrolla algún tipo de artritis crónica. Estos trastornos pueden afectar a los niños de cualquier edad, aunque rara vez en los primeros seis meses de vida. Se estima que alrededor de 300.000 niños en los Estados Unidos han sido diagnosticados con la enfermedad.

Crecer con artritis puede ser un reto. Sin embargo, con el cuidado de un equipo de profesionales de reumatología, la mayoría de los niños con artritis viven vidas plenas y activas y pueden hacer todo lo que hacen sus compañeros. Hay varios tipos de artritis crónica infantil, que pueden durar desde varios meses hasta muchos años. En todos los casos, el diagnóstico y tratamiento tempranos pueden ayudar a evitar daños en las articulaciones.

Hay muchos términos utilizados para describir a un niño con artritis crónica. Estos incluyen artritis reumatoide juvenil, artritis crónica juvenil y artritis idiopática juvenil. Si bien la JIA es utilizada principalmente por los especialistas en reumatología pediátrica, la JRA se usa comúnmente en los Estados Unidos. La artritis juvenil puede involucrar una o muchas articulaciones y también puede causar una inflamación ocular silenciosa. También puede causar otros síntomas como fiebres o erupciones.

¿Qué es la artritis idiopática juvenil?

Varios tipos de artritis, que involucran inflamación crónica de las articulaciones (a largo plazo), se clasifican bajo el título de JIA. Esta inflamación comienza antes de que los pacientes alcancen la edad de 16 años, y los síntomas deben durar más de 6 semanas para que se le llame crónica. La JIA puede involucrar una o muchas articulaciones, y también puede afectar los ojos. Puede causar otros síntomas como fiebres o erupción.

La JIA de inicio sistémico afecta alrededor del diez por ciento de los niños con artritis. Comienza con fiebres repetitivas que pueden ser de 103°F o más, a menudo acompañadas por una erupción de color salmón que aparece y desaparece. La JIA de inicio sistémico puede causar inflamación de los órganos internos así como también de las articulaciones, aunque la inflamación articular puede no aparecer hasta meses o incluso años después de que empezaron las fiebres. La anemia (un recuento bajo de glóbulos rojos) y el recuento elevado de glóbulos blancos también son hallazgos típicos en los análisis de sangre ordenados para evaluar las fiebres y los síntomas en curso. La artritis puede persistir incluso después de que hayan desaparecido las fiebres y otros síntomas.

La JIA oligoarticular, que involucra menos de cinco articulaciones en sus primeras etapas, afecta a casi la mitad de todos los niños con artritis. Las niñas están en mayor riesgo que los varones. Algunos niños mayores con JIA oligoarticular pueden desarrollar artritis "extendida" que involucra muchas articulaciones y dura hasta la edad adulta. Los niños que desarrollan la forma oligoarticular de la JIA cuando tienen menos de siete años tienen la mejor posibilidad de que su enfermedad articular desaparezca con el tiempo. Sin embargo, tienen un mayor riesgo de desarrollar un problema inflamatorio ocular (iritis o uveítis). La inflamación ocular puede persistir independientemente de la artritis. Debido a que esta inflamación ocular generalmente no causa síntomas, los exámenes regulares realizados por un oftalmólogo (médico de la vista) son esenciales para detectar estas afecciones e identificar el tratamiento para prevenir la pérdida de la visión.

La JIA polyarticular afecta a cinco o más articulaciones y puede comenzar a cualquier edad. Los niños diagnosticados con JIA poliarticular en su adolescencia en realidad pueden tener la forma adulta de artritis reumatoide a una edad más temprana de lo normal.

Con la artritis psoriásica, los niños tienen artritis y una enfermedad de la piel llamada psoriasis o antecedentes familiares de psoriasis en uno de sus padres o hermanos. Los signos típicos de la artritis psoriásica incluyen cambios en las uñas y la hinchazón generalizada de un dedo del pie o de la mano llamado dactilitis.

La artritis relacionada con entesitis es una forma de JIA que a menudo involucra la inserción de ligamentos y la columna vertebral. Esta forma a veces se llama una espondiloartritis. Estos niños pueden tener dolor en las articulaciones sin hinchazón obvia y pueden quejarse de dolor de espalda y rigidez. A veces hay antecedentes familiares de artritis de la columna vertebral.

¿Qué causa la AIJ?

El mal funcionamiento del sistema inmunológico en la JIA se dirige al revestimiento de la articulación, conocido como membrana sinovial. Esto causa inflamación. Cuando no se trata la inflamación, se puede producir daño en la articulación.

No se sabe qué causa el mal funcionamiento del sistema inmunológico en la JIA. En casos raros (como en la artritis psoriásica o la artritis relacionada con entesitis), uno de los padres tiene la misma forma de artritis. Los factores dietéticos y emocionales no parecen jugar un papel en el desarrollo de la JIA.

Debido a que las causas de la JIA son desconocidas, nadie sabe cómo prevenir estas condiciones.

¿Cómo se diagnostica la AIJ?

La JIA puede ser difícil de diagnosticar porque algunos niños no se quejan de dolor al principio y la hinchazón de las articulaciones puede no ser obvia. No hay un análisis de sangre que se pueda usar para diagnosticar la afección. Los adultos con artritis reumatoide suelen tener un análisis de sangre positivo para el factor reumatoide, pero los niños con JIA suelen tener un análisis de sangre negativo para el factor reumatoide. Como resultado, el diagnóstico de JIA depende de los hallazgos físicos, el historial médico y la exclusión de otros diagnósticos. Los síntomas típicos incluyen:

  • cojera
  • rigidez matutina
  • rechazo a usar un brazo o una pierna
  • nivel de actividad reducido
  • fiebre persistente
  • inflamación de las articulaciones
  • dificultad con las actividades motoras finas

También se deben descartar otras afecciones que pueden parecerse a la JIA, incluidas las infecciones, el cáncer infantil, los trastornos óseos, a enfermedad de Lyme, y el lupus antes de poder confirmar un diagnóstico de AIJ. 

¿Cómo se trata la AIJ?

La mejor atención para los niños con artritis es brindada por un equipo de reumatología pediátrica que tiene una amplia experiencia y puede diagnosticar y manejar las necesidades complejas del niño y la familia de la manera más efectiva. El equipo central puede consistir en un reumatólogo pediátrico, un terapeuta físico y ocupacional, un trabajador social y un enfermero especialista. Este equipo central puede coordinar la atención con el pediatra de un niño, los reumatólogos adultos, otros médicos (como un oftalmólogo o un cirujano ortopédico) y otros profesionales de la salud (odontólogo, nutricionista o psicólogo), así como llegar a las escuelas y recursos comunitarios adicionales para garantizar que el niño reciba la mejor atención posible.

El objetivo general del tratamiento es controlar los síntomas, prevenir el daño articular y mantener la función. Cuando solo están involucradas unas pocas articulaciones, se puede inyectar un esteroide en la articulación antes de administrar cualquier medicamento adicional. Los esteroides inyectados en la articulación no tienen efectos secundarios significativos. Los esteroides orales como la prednisona (Deltasone, Orasone, Prelone, Orapred) pueden usarse en ciertas situaciones, pero solo durante el menor tiempo posible y en la dosis más baja posible. El uso prolongado de esteroides se asocia con efectos secundarios como aumento de peso, crecimiento deficiente, osteoporosis, cataratas, necrosis avascular, hipertensión y riesgo de infección.

Los medicamentos modificadores de la enfermedad - comúnmente llamados DMARDs - se agregan como tratamiento de segunda línea cuando la artritis involucra muchas articulaciones o no responde a las inyecciones de esteroides en las articulaciones. Los DMARDs incluyen metotrexato (Rheumatrex), leflunamida (Arava) y medicamentos desarrollados más recientemente conocidos como productos biológicos. Los productos biológicos incluyen agentes bloqueadores del factor de necrosis tumoral, como etanercept (Enbrel), infliximab (Remicade), adalimumab (Humira), abatacept (Orencia), anakinra (Kineret;), canakinumab (Ilaris), tocilizumab (Actemra), y rituximab (Rituxan). Cada uno de estos medicamentos puede causar efectos secundarios que deben ser monitoreados y discutidos con el reumatólogo pediátrico que trata a su niño. Muchos de estos tratamientos están aprobados para su uso tanto en niños como en adultos. Además, los investigadores están desarrollando nuevos tratamientos.

Viviendo con artritis juvenil

Los niños con JIA deben asistir a la escuela, participar en actividades extracurriculares y familiares y vivir la vida con la mayor normalidad posible. Para fomentar una transición saludable a la edad adulta, los adolescentes con JIA deben poder disfrutar de actividades independientes, como tomar un trabajo de medio tiempo y aprender a conducir. Una actitud positiva y una actividad física continuada ayudarán. La terapia física y ocupacional puede aumentar el movimiento de la articulación, reducir el dolor, mejorar la función y aumentar la fuerza y la resistencia. Los terapeutas pueden construir férulas para prevenir el endurecimiento permanente de las articulaciones o deformidades, y trabajar con terapeutas escolares para abordar los problemas en la escuela.

Las oportunidades para que el niño interactúe con otros niños que tienen artritis pueden estar disponibles en o cerca de su comunidad. El equipo de reumatología puede proporcionar información sobre los campamentos de verano y otras actividades grupales. El capítulo local de la Arthritis Foundation puede ayudar a conectar a las familias y brindar apoyo.

Los padres deberían familiarizarse con la Ley Federal 504, que puede proporcionar a los niños con JIA alojamientos especiales en la escuela. Las familias con niños con enfermedades reumáticas pueden ser elegibles para recibir asistencia a través de agencias estatales o servicios como la rehabilitación vocacional. También pueden beneficiarse de la información y las actividades disponibles a través de la Alianza de Artritis Juvenil.

Revisado en marzo de 2019 por Elizabeth Roth-Wojcicki, RN, MS APRN y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología.

Esta hoja de datos para pacientes se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.

 

© 2019 American College of Rheumatology.  All rights reserved.  Website & Privacy Policies | Sitemap | Help | Contact Us