Sexo y Artritis

happy couple

Datos Importantes

  • El sexo y la artritis pueden coexistir. Es muy importante la comunicación abierta en la pareja acerca de sentimientos, deseos, desafíos y necesidades sexuales. Esté dispuesto a definir la intimidad a través del contacto creativo, diferentes técnicas, dispositivos sexuales y nuevas posiciones.
  • Incorpore la actividad sexual en los momentos del día o la noche cuando se sienta mejor. Si es necesario, tome medicamentos para el dolor, al menos 30 minutos antes.
  • Evite las temperaturas frías mediante una ducha o baño tibio o usando una manta eléctrica.
  • Recuerde: la actitud es todo. En lugar de establecer las relaciones sexuales como objetivo, aspire a la intimidad física y emocional. La parte más sensual de su cuerpo es su mente y cómo la utiliza.

La sexualidad es una parte integral del ser humano. Está vinculada a nuestra calidad de vida e identidad propia. La vida con dolor, rigidez, cansancio, movimiento limitado, disminución de la fuerza y depresión asociados con la artritis puede reducir nuestra capacidad para la expresión sexual y el placer.

Impacto de la artritis en la expresión sexual

Los aspectos de la artritis que pueden afectar la sexualidad son:

  • gravedad de la enfermedad;
  • niveles de fatiga;
  • grado de dolor;
  • limitaciones físicas;
  • contribución del movimiento, tacto y carga de peso al malestar;
  • autopercepción, autoestima y actitud emocional;
  • efectos secundarios de los medicamentos;
  • efectos de la cirugía.

Los estudios han demostrado que cuanto mayor sea el dolor, la discapacidad física y la depresión, mayor será el efecto en la sexualidad, independientemente del género. Aquellas personas que padecen algunos tipos de enfermedad reumática, como lupus, fibromialgia, esclerodermia, artrosis, artritis reumatoide, síndrome de Sjögren, espondilitis anquilosante, fenómeno de Raynaud y la artritis juvenil también pueden experimentar estos síntomas:

  • disminución de la sensación de atractivo sexual;
  • disminución del deseo y placer sexual;
  • dificultad con la excitación sexual;
  • disminución en la sensación o circulación sanguínea;
  • aumento de sensibilidad al ser tocado;
  • disminución de la resistencia;
  • limitación del movimiento;
  • sequedad vaginal;
  • inhabilidad para tener un orgasmo o disminución de la sensación orgásmica;
  • disfunción eréctil o impotencia.

¿Los medicamentos producen algún efecto?

Los medicamentos para el tratamiento de la artritis no parecen afectar la función sexual. No obstante, se han informado algunos casos de impotencia eréctil en personas tratadas con metotrexato, sulfasalazina o hidroxicloroquina. Otros medicamentos podrían interferir con la libido (por ejemplo cimetidina, diclofenac, misoprostol y naproxeno). La pérdida del deseo y la dificultad para tener un orgasmo también son efectos secundarios comunes de los medicamentos antidepresivos.

Comenzar a Superar las Barreras

El sexo no es solamente llegar a un orgasmo rápido con una pareja. Un enfoque más lento puede ser placentero para una pareja que comparte respeto mutuo, cuidado, confianza y amor. Explorar maneras de retomar el placer puede crear excitación e intimidad. Comience a superar las posibles barreras permitiendo que su pareja sepa si hay algo que le incomoda, y si hay algo que le da mucho placer.

Si bien la artritis rara vez afecta a los órganos sexuales, los efectos físicos de la enfermedad también pueden producir un impacto emocional en las relaciones sexuales. Un cambio en la apariencia, un aumento o disminución de peso o una disminución en la movilidad o energía pueden afectar la autoestima y la imagen de uno mismo. La persona con artritis puede sentirse menos deseada o más frágil. El miedo al dolor puede provocar ansiedad, que dificulta relajarse y disfrutar del sexo, o hace que la pareja sexual se preocupe por causarle dolor.

Aborde los efectos emocionales abiertamente con su pareja. Exprese sus miedos con declaraciones como: “Tengo miedo de que...”. Esto le proporciona a su pareja la posibilidad de tranquilizarlo y apoyarlo. Además, hablar sobre estos miedos al comienzo le permite dejarse llevar. Tenga en cuenta que la incomodidad o los miedos de la pareja podrían ser malinterpretados como rechazo por el otro, lo cual produciría un mayor distanciamiento y dolor emocional.

Si hablar es muy delicado al comienzo, considere escribirle una nota a su pareja para expresarle sus miedos o preocupaciones. Hablar abiertamente sobre los sentimientos de su carta a menudo es el siguiente paso más sencillo.

Mantener el bienestar sexual con artritis

El bienestar psicológico y el apoyo social contribuyen más con una vida sexual placentera que la artritis. Al separar las limitaciones del dolor de la autoconfianza sexual, puede optar por un enfoque más práctico hacia los cambios producidos por la artritis.

Planifique el sexo: trate que el cansancio o la rigidez no interfiera con el placer de la actividad sexual y piense en los momentos del día en que suele estar más descansado. Si experimenta rigidez matutina, la tarde o la noche probablemente sean el mejor momento para el sexo. Para que esté más cómodo, considere:

  • Dormir una siesta antes de la actividad sexual
  • Tomar una ducha o baño tibio o utilizar una almohadilla térmica o manta eléctrica para aliviar la rigidez y relajar las articulaciones y los músculos
  • Sincronizar los medicamentos para el dolor para que el efecto máximo se logre durante el acto sexual
  • Utilizar un masaje para relajar músculos y articulaciones, incluso como forma de juego previo
  • Apilar las almohadas o enrollar las sábanas para ayudar a las articulaciones
  • Controlar el ritmo para ahorrar energía para usted y su pareja

Las mujeres con artritis pueden experimentar sequedad vaginal, lo cual hace que la estimulación manual sea incómoda o que la penetración sea dolorosa. Esto puede aliviarse con geles lubricantes a base de agua. Nunca utilice productos a base de petróleo.

Sea creativo y comunicativo: discutir el tema del sexo y la artritis puede ser incómodo para usted o su pareja. En algunos casos, podría incluso ser incómodo discutirlo con su médico. No permita que esta incomodidad se interponga en su placer sexual a pesar de la artritis. Consulte al médico ante cualquier preocupación médica.

Hable abiertamente con su pareja para encontrar las posiciones y técnicas que les brinden el mayor placer con la mínima incomodidad. Con un poco de creatividad, paciencia y planificación, las personas afectadas por la artritis pueden descubrir y redescubrir los placeres de la intimidad sexual.

Revisado en abril de 2015. Escrito por Amye L. Leong, MBA y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología.

La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.