Dolor de Espalda

man with back pain

Datos Importantes

  • El dolor de espalda es la segunda molestia más común en los seres humanos, solo superado por el resfriado. Aproximadamente un 80 % de la población mundial padece este síntoma en algún momento de su vida.
  • El lumbago es un problema frecuente y rara vez está asociado con una enfermedad grave. Incapacita a 5.4 millones de estadounidenses y cuesta al menos 90,000 millones de dólares en gastos médicos y no médicos.
  • El diagnóstico de lumbago se determina mediante antecedentes clínicos y un reconocimiento médico, y rara vez se requieren pruebas caras o incómodas.
  • En la gran mayoría de las personas el dolor de espalda se alivia si permanecen activas y se ejercitan, mientras toman analgésicos en forma ocasional. 

El dolor de espalda es simplemente eso: dolor en la espalda. Puede ubicarse en la sección lumbar de la columna o propagarse a los glúteos o las piernas por debajo de la rodilla (ciática). Los trastornos mecánicos son la causa de la mayoría de los episodios de dolor de espalda. En ocasiones, las molestias que hacen decir “¡qué dolor de espalda!” pueden ser señal de enfermedades sistémicas capaces de generar dolores muy reales. En realidad, el dolor de espalda está asociado a más de 60 enfermedades y puede derivar en discapacidades graves y enormes gastos médicos. La buena noticia es que aproximadamente la mitad de las personas que padecen lumbago (dolores en la parte baja de la espalda) mejoran en una o dos semanas, y el 90 % de este tipo de episodios se resuelve en ocho semanas.

¿Qué causa el dolor de espalda?

En general, la mayoría de los episodios de dolor de espalda tienen su causa en trastornos mecánicos relacionados con el uso excesivo de la espalda y la columna vertebral, o los cambios graduales asociados al envejecimiento. En aproximadamente un 10 % de los casos, lo causa una enfermedad sistémica.

Los trastornos que afectan la parte baja de la espalda se pueden dividir en mecánicos y sistémicos. Los trastornos mecánicos que pueden causar dolor de espalda son, entre otros:

  • Los músculos se tensan, por lo general, en relación con actividad física sostenida, como palear nieve, hacer jardinería o conducir durante un tiempo prolongado. También pueden producirse distensiones agudas al realizar tareas comunes con una postura de torsión o movimiento giratorio.
  • La artrosis resulta del estrechamiento de los discos situados entre las vértebras de la columna vertebral. Las vértebras contiguas desarrollan espolones en respuesta al aumento de presión localizada. Esos crecimientos óseos pueden producir dolor localizado en la parte baja de la espalda y en la pierna relacionado con la compresión nerviosa.
  • Las hernias de disco pueden causar dolor de espalda asociado con espasmos musculares, pero lo más común es que causen dolor intenso de pierna como consecuencia de la compresión del nervio en la parte baja de la espalda. El dolor que se irradia hacia la pierna se llama ciática. Las hernias de disco pueden producir pérdida de la función del nervio, que podría consistir en pérdida del reflejo, la sensación o la fuerza del músculo.
  • La estenosis espinal es el estrechamiento del canal o el espacio que ocupa la médula espinal. Ese estrechamiento tiene muchas causas, tales como el crecimiento de espolones óseos alrededor de las articulaciones de la columna vertebral, el engrosamiento de los ligamentos espinales o una hernia de disco. El canal estrechado oprime las raíces nerviosas que causan dolor de piernas, insensibilidad o debilidad. El dolor aumenta al ponerse de pie, caminar y estar sentado, y disminuye al recostarse.
  • Hiperostosis esquelética idiopática difusa (DISH, por sus siglas en inglés) causada por crecimiento óseo excesivo, que puede afectar las vértebras desde el cuello hasta la parte baja de la espalda.

Entre las enfermedades sistémicas que pueden causar dolor de espalda se encuentran la espondilitis anquilosante, la osteoporosis, los tumores y las infecciones de la columna vertebral.

¿Cómo se diagnostica y se trata el dolor de espalda?

Lo habitual es que solo se necesite el historial médico y un examen físico para diagnosticar dolor en la parte baja de la espalda. En algunos casos, a las personas que no responden a la fisioterapia al comienzo se las puede someter a exámenes radiográficos especializados, como imágenes de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) o tomografía computada para evaluar si hay participación adicional de los tejidos blandos, hernia de disco, estenosis espinal, tumores o lesiones nerviosas.

El tratamiento del dolor de espalda no equivale a la necesidad de reposar en la cama. En realidad, el reposo debe ser mínimo. En cambio, los pacientes deben continuar con sus actividades cotidianas, en la medida que lo toleren. La derivación a un fisioterapeuta para desarrollar un programa personalizado de ejercicios y recibir formación sobre la parte baja de la espalda será lo más beneficioso para los pacientes con dolor de espalda agudo, subagudo o crónico.

Aunque se debe evitar el exceso de ejercicio hasta que se alivie el dolor, hay ejercicios que ayudan a reducirlo. Entre ellos se encuentran los ejercicios de flexión (doblarse hacia delante), extensión (doblarse hacia atrás), estiramiento y fortalecimiento.

De cinco a diez minutos de masajes con hielo en la zona afectada dentro de las 48 horas iniciales de sentir el dolor pueden aliviarlo, al igual que la aplicación de calor, que relaja los músculos. El calor se debe emplear para tratar los dolores de espalda que duran más de 48 horas. Los analgésicos de venta libre como la aspirina, el acetaminofeno y los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAIDS) a menudo son suficientes para controlar los episodios de dolor de espalda, y los relajantes musculares pueden ayudar a aquellas personas con movimiento limitado por la rigidez muscular.

El tratamiento con masajes ha demostrado ser útil para pacientes con dolor muscular crónico, y algunos con dolor de espalda mecánico localizado en la región cervical, torácica o lumbar de la columna se han beneficiado con los masajes de columna. 

Una pequeña cantidad de los pacientes con lumbago, en especial aquellos con dolor de pierna debido a hernia de disco, estenosis espinal o tumores que afectan las estructuras de la columna vertebral, necesitan operarse. Las intervenciones quirúrgicas de reemplazo de disco se limitan a un grupo muy pequeño de personas con discos dañados y ninguna otra anormalidad.

Vivir con dolor de espalda

La mayoría de las veces, las personas con lumbago mejoran en un período de dos a seis semanas. El objetivo es reducir al mínimo las recidivas y, si bien estar en buen estado físico no previene todos los episodios de dolor de espalda, facilita la resolución de esos episodios. Es necesario realizar cambios en el estilo de vida. Hay que prestar atención al cuerpo, ejercitarse, comer correctamente y mantener un estilo de vida saludable. Si fuma, abandone ese mal hábito. El cigarrillo es un factor que predispone el dolor de espalda. La obesidad no causa dolor de espalda, pero dificulta su curación. Si tiene sobrepeso, intente aumentar su nivel de actividad y coma más sano para ponerse en forma. No se conoce ninguna dieta en particular que prevenga los episodios de dolor de espalda.

Revisado en marzo de 2017 por Jan K. Richardson, MD y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología. 

La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.