Dolor de Cuello

Doctor Helping Patient

Datos Importantes

  • La lesión de latigazo cervical producida por accidentes automovilísticos es una causa frecuente de dolor de cuello.
  • El diagnóstico de dolor de cuello se determina mediante una historia clínica y un examen físico, y rara vez se requieren pruebas caras o incómodas.
  • La gran mayoría de las personas mejora con medicamentos de venta libre y actividad física.
  • La mejoría se produce en una o dos semanas; más del 90 % ya no siente dolor después de ocho semanas.

Cuando se dice: “Me duele el cuello”, generalmente es la señal de un exceso de uso de las estructuras de la columna cervical. Solo en pocos casos, el dolor de cuello es una señal de enfermedad sistémica. Si bien el dolor puede ser muy agudo, la buena noticia es que casi todas las personas con dolor de cuello mejoran en una o dos semanas, y la gran mayoría superan los episodios en 8 a 12 semanas.

El dolor de cuello es simplemente eso: un dolor en el cuello. El dolor puede localizarse en la columna cervical o podría expandirse hacia un brazo (radiculopatía). Todos los grupos etarios están expuestos a tener dolor de cuello. Las personas que están sentadas mirando una pantalla de computadora durante largos períodos de tiempo podrían ser más vulnerables todavía. Aproximadamente el 30% de la población tiene un episodio de dolor de cuello por año. Se puede presentar con mayor frecuencia en mujeres que en hombres.

¿Qué causa el dolor de cuello?

La mayoría de los episodios de dolor de cuello son ocasionados por el desgaste de las estructuras (mecánicas) del cuello, el cual está asociado con el envejecimiento o con el uso excesivo del cuello o los brazos. Aproximadamente el 10% de los casos de dolor de cuello está relacionado con enfermedades sistémicas, como polimialgia reumática, la espondilitis anquilosante, la artritis reumatoide, tumores e infecciones.

Los trastornos mecánicos frecuentes que causan el dolor de cuello son los siguientes:

  • Distensiones musculares generalmente relacionadas con una actividad física prolongada como sentarse en terminales de computadora por largos períodos de tiempo. La tensión aguda también podría producirse después de dormir en una posición incómoda.
  • La artrosis se produce por el estrechamiento de los discos intervertebrales (piezas de cartílago entre los huesos conocidos como vértebras) de la columna. En las vértebras contiguas crecen espolones (crecimientos óseos) en respuesta al aumento de presión localizada. El crecimiento óseo puede producir dolor localizado en el cuello y brazo relacionado con la compresión nerviosa.
  • Los discos intervertebrales herniados producen dolor de brazo con mayor frecuencia que dolor de cuello. La compresión del nervio en el cuello causa un fuerte dolor en el brazo (braquialgia). La hernia de disco puede producir pérdida de la función del nervio, con una pérdida del reflejo, la sensación o la fuerza del músculo.
  • La estenosis espinal es el estrechamiento del canal espinal que ocasiona una compresión en la médula espinal (mielopatía cervical). El estrechamiento es producido por protuberancias en los discos, espolones óseos y engrosamiento de los ligamentos espinales. La compresión de la médula espinal podría no causar dolor de cuello en todos los casos, pero está asociada al adormecimiento de la pierna, debilidad y pérdida del control de la vejiga y el recto.
  • El latigazo cervical es una lesión repentina y acelerada hacia adelante y hacia atrás en los tejidos blandos del cuello, generalmente causada por accidentes automovilísticos con impacto trasero. El dolor y la rigidez asociados con estos accidentes generalmente se desarrollan de 24 a 48 horas después de producida la lesión.

Diagnóstico y tratamiento del dolor de cuello

En la mayoría de los casos, la historia clínica y un examen físico son partes esenciales de la evaluación necesaria para diagnosticar el dolor y los trastornos del cuello. En algunos casos, las personas que no responden a la terapia inicial pueden someterse a exámenes radiográficos especializados, como radiografías comunes, resonancia magnética (MRI, por su sigla en inglés) o tomografía computada para evaluar problemas adicionales de los tejidos blandos, discos herniados, estenosis espinal, tumores o lesiones nerviosas.

Mantener el movimiento es una parte importante de la terapia para el dolor de cuello. El uso de collarines ortopédicos debería ser mínimo.

Si bien debería discontinuarse el ejercicio regular hasta que mejore el dolor de cuello, se alienta el movimiento del cuello. El movimiento gradual del cuello en todas direcciones estira los músculos que podrían estar excesivamente endurecidos. Este ejercicio podría ser particularmente útil mientras permanece bajo un chorro de agua tibia en la ducha.

De cinco a diez minutos de masajes con hielo en la zona afectada durante las 48 horas iniciales pueden aliviar el dolor, al igual que el calor, que relaja los músculos. El calor debería aplicarse para dolores que se prolongan por más de 48 horas. Los analgésicos de venta libre como el acetaminofeno y los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAID) como la aspirina, a menudo son suficientes para controlar los episodios de dolor de cuello, y los relajantes musculares pueden ayudar a aquellas personas con movimiento limitado por la rigidez muscular.

Las personas con mayor estrés pueden presentar contractura muscular. La terapia de masajes ha demostrado ser de utilidad para aquellas personas con dolor muscular crónico en el cuello.

Una pequeña cantidad de pacientes con dolor de cuello, particularmente aquellos con dolor de brazo o signos de compresión de médula espinal, requieren una cirugía de columna cervical. Una nueva opción para la cirugía de cuello es un disco artificial. Este dispositivo de metal y plástico es la opción correcta para una muy pequeña cantidad de personas con dolor de cuello y ninguna otra anormalidad en la columna cervical más que un disco desgastado.

Convivir con dolor de cuello

La mejor manera de vivir con dolor de cuello es intentar evitarlo. Lo mejor que puede hacer para evitar el dolor de cuello es prestar atención al cuerpo, ejercitarse, comer correctamente y mantener un estilo de vida saludable. Asimismo, no se siente frente a la computadora por horas sin levantarse con frecuencia para estirar el cuello y la espalda. Elimine el estrés del día de los músculos del cuello mediante una rutina de ejercicios. Si fuma, abandone ese mal hábito. El cigarrillo es un factor que predispone al dolor de cuello. Si tiene sobrepeso, intente aumentar su nivel de actividad y coma más sano para ponerse en forma.

Revisado en mayo de 2015. Escrito por David Borenstein, MD. Revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología. La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.

© 2015 American College of Rheumatology