Acabo de recibir mi diagnóstico. ¿Qué hago ahora?

doctor and patient talking

Datos Importantes

  • Siga su plan de tratamiento.
  • Participe de forma activa en su propia atención.
  • Lleve un estilo de vida saludable.
  • Comuníquese abiertamente con su reumatólogo y con su equipo de atención médica de reumatología.
  • Aprenda.
  • Busque apoyo.
  • Tenga una actitud positiva.

Si le han diagnosticado una enfermedad reumática, su primera duda puede ser: “¿Qué hago ahora?”

Recibir un diagnóstico de una afección crónica grave como una enfermedad reumática, entre las que se encuentran artritis reumatoide, lupus, gota, artritis psoriásica, artrosis o alguna de las más de 100 enfermedades reumáticas, puede provocarle ansiedad, depresión o preocupación. Es una reacción natural al enterarse de que tiene una afección médica.

Afortunadamente, es una época prometedora para el tratamiento de las enfermedades reumáticas. Ahora más que nunca su reumatólogo cuenta con medicamentos nuevos y potentes para tratar los síntomas de la enfermedad y controlar la inflamación que puede provocar daños a las articulaciones y otros órganos. Los medicamentos biológicos están revolucionando el tratamiento de la artritis y de las enfermedades reumáticas, que permite llevar una vida más saludable y activa y evitar los daños articulares permanentes o la deformidad que solían ser frecuentes con estas enfermedades.

Su reumatólogo también tiene información nueva acerca de las causas de origen de muchas enfermedades reumáticas. Esto ayuda a la detección temprana de la enfermedad incluso antes de que se produzca una inflamación o daños articulares. También existen nuevas técnicas quirúrgicas y articulaciones artificiales que pueden ayudarlo a recuperar el funcionamiento de las articulaciones afectadas por la enfermedad reumática, lo que le permite tener menos dolor y más flexibilidad.

Con los recursos poderosos disponibles en la actualidad, su reumatólogo y su equipo de atención médica de reumatología pueden hacer una intervención temprana ni bien recibe su diagnóstico, para detener la inflamación, evitar daños en articulaciones y órganos, y recuperar su buena calidad de vida. En la mayoría de los casos, puede comenzar a tomar estos medicamentos de inmediato y regresar a su trabajo, cuidar de su familia, disfrutar de una vida sexual saludable, viajar, practicar deportes, realizar actividades de jardinería u otros pasatiempos. Su diagnóstico es solo el primer paso para iniciar tratamientos eficaces, de modo que pueda controlar su afección, en lugar de dejar que ella lo controle a usted.

Mantener una buena calidad de vida

Una vez que trabaja junto con su reumatólogo para determinar su diagnóstico, comienza el trabajo importante. Tanto usted como su reumatólogo y su equipo de atención médica reumatológica seguirán trabajando en conjunto para tratar su enfermedad de manera eficaz y mantener una buena calidad de vida. Usted es el miembro más importante y activo de este equipo. Las acciones que realice todos los días de su vida aumentarán sus probabilidades de tener éxito, además de una vida saludable y satisfactoria en el futuro.

Aquí le brindamos los pasos importantes que debe seguir para mejorar su calidad de vida y su salud después del diagnóstico:

Siga su plan de tratamiento. Tome sus medicamentos tal como se lo indicó su reumatólogo. Si detecta posibles efectos secundarios o signos de infección, como fiebre repentina, siga las instrucciones de su reumatólogo. Pregunte a su reumatólogo o a su enfermera si no entiende cómo tomar sus medicamentos de forma adecuada, por ejemplo, si no comprende cómo autoinyectarse o a qué hora del día debe tomar sus medicamentos orales. Informe al personal del consultorio del reumatólogo si ha perdido su cobertura de seguro y no puede obtener sus medicamentos.

Participe de forma activa en su propia atención. Tome notas entre las consultas al reumatólogo para registrar los síntomas o problemas que pueda experimentar. Esta información le servirá a su reumatólogo para observar si su plan de tratamiento está funcionando o si deben cambiarse dosis o medicamentos.

Lleve un estilo de vida saludable. Si tiene una enfermedad reumática, se sentirá mejor y sus medicamentos funcionarán mejor si lleva un estilo de vida saludable en términos generales. Evite el cigarrillo u otros productos derivados del tabaco. Realice actividad física periódica que sea segura para sus articulaciones, como caminar, nadar o asista a clases de ejercicios específicos para la artritis. Haga estiramientos diarios para la amplitud de movimiento que lo ayuden a mantener la flexibilidad de sus articulaciones. Siga una dieta saludable y mantenga su peso bajo control, dado que el exceso de peso suma tensión a las articulaciones como la cadera o las rodillas. Duerma lo suficiente y encuentre maneras de aliviar el estrés, haciendo ejercicio, practicando yoga o meditación, o hablando sobre sus problemas de artritis en un grupo de apoyo para esta enfermedad o con un profesional de la salud mental.

Comuníquese abiertamente con su reumatólogo y con su equipo de atención médica de reumatología. Si tiene preguntas o inquietudes acerca de su plan de tratamiento o el panorama a largo plazo, expréselas en sus visitas al consultorio médico. Haga preguntas. No esconda los problemas que pueda tener ni descarte síntomas como si fuesen leves. Saber por lo que usted está pasando puede ayudar a su reumatólogo a determinar si su plan de tratamiento está funcionando. Además, si está considerando terapias complementarias para su afección, como acupuntura o tratamientos herbales, hable primero con su reumatólogo. Algunos tratamientos alternativos podrían interactuar con sus medicamentos recetados, así que informe a su reumatólogo antes de intentar algo nuevo.

Aprenda. Existen muchos recursos gratuitos en línea con información sobre avances en el tratamiento de la artritis y las enfermedades reumáticas. Puede aprender más acerca de su enfermedad o mantenerse al tanto de las últimas investigaciones si visita los sitios web enumerados más adelante. Además, su reumatólogo y su equipo de atención médica de reumatología también pueden sugerirle fuentes confiables de información acerca de su afección o sobre clases, grupos de apoyo, de pérdida de peso o de ejercicios. Tenga cuidado con los sitios web promocionales o comerciales que solo desean venderle un producto o una terapia costosa. No compre ningún tratamiento en línea sin hablar primero con su reumatólogo.

Busque apoyo. Existen millones de personas que tienen su misma afección y comparten sus experiencias. Estos hombres y mujeres pueden ayudarlo a comprender la situación que está atravesando y hacerlo sentir más cómodo con su diagnóstico. Asista a grupos de apoyo locales para personas con enfermedades reumáticas, o regístrese en foros de mensajes o páginas de redes sociales en sitios como Facebook, donde puede compartir sus experiencias con otras personas. Participe en clases de ejercicios para personas con enfermedades reumáticas y conozca a otras personas que tengan afecciones, desafíos e inquietudes similares a los suyos. Debajo enumeramos algunos enlaces a recursos que pueden ofrecerle apoyo, incluso clases grupales en su área.

Tenga una actitud positiva. Su reumatólogo y usted tienen muchas herramientas potentes para abordar los síntomas de su enfermedad reumática y restablecer una buena calidad de vida. Así que sea optimista acerca de su futuro. El panorama es positivo y su actitud también debe serlo. Mantener su optimismo y enfocarse en todas las estrategias que tiene junto con su reumatólogo para tratar su afección lo ayudarán a tener éxito.

Actualizado en enero de 2014 y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología.

La presente información se proporciona con el único fin de brindar educación general. Para el asesoramiento médico profesional, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones médicas o de salud, consulte a un proveedor de atención médica calificado.