Site Logo

Arteritis de Células Gigantes (Español)

print PRINT

Download PDF

En un adulto mayor, un dolor de cabeza nuevo y persistente (especialmente si está acompañado de síntomas similares a los de la gripe, fatiga [cansancio] inexplicable o fiebre) puede deberse a una enfermedad llamada arteritis de células gigantes, o ACG. La ACG es una enfermedad de los vasos sanguíneos que puede producirse en forma conjunta con la polimialgia reumática (o PMR).

Datos básicos

  • La ACG solo se produce en adultos mayores, principalmente en quienes tienen más de 60 años.
  • Si afecta el flujo de sangre al ojo, puede tener como consecuencia la pérdida de la vista.
  • La detección oportuna y el tratamiento de la ACG pueden prevenir la pérdida de la visión.

¿Qué es la arteritis de células gigantes?

La ACG es un tipo de vasculitis o arteritis, un conjunto de enfermedades cuya característica principal es la inflamación de los vasos sanguíneos. En la ACG, los vasos que están involucrados con mayor frecuencia son las arterias del cuero cabelludo y la cabeza, en especial las arterias temporales que se hallan sobre las sienes, por lo que la ACG también recibe el nombre de "arteritis temporal".

giantcellarteritis_1

La arteritis de células gigantes puede provocar la inflamación y el engrosamiento de la pequeña arteria que se encuentra debajo de la piel, llamada arteria temporal.

La ACG puede coincidir con la PMR. En algún punto, entre un 5 % y un 15 % de los pacientes con PMR tendrán un diagnóstico de ACG. Visto de otra forma: alrededor del 50 % de los pacientes que padecen ACG tiene síntomas de PMR. Las dos afecciones pueden producirse al mismo tiempo o por separado.

El síntoma más común de la ACG (que percibe el paciente) es un dolor de cabeza nuevo, por lo general en la zona de las sienes, aunque el dolor de cabeza provocado por la ACG puede producirse en cualquier zona, incluidas las partes frontales, superiores y posteriores del cráneo. Los síntomas más generalizados como la fatiga, la pérdida de apetito, la pérdida de peso o una sensación de gripe son casi igual de comunes. Puede sentirse dolor en la mandíbula al masticar. Algunas veces, la única señal de la ACG es una fiebre sin explicación. Pueden manifestarse síntomas menos frecuentes, como dolor en el rostro, la lengua o la garganta.

Si la ACG se extiende al suministro de sangre al ojo, puede verse afectada la visión. Entre los problemas visuales pueden encontrarse los siguientes: visión borrosa temporal, visión doble y ceguera. La pérdida permanente de la vista a causa de la ACG puede sobrevenir de repente, pero el tratamiento adecuado puede prevenir esta complicación. De hecho, si la visión se halla intacta al momento de comenzar el tratamiento, el riesgo de una pérdida futura es de 1 en 100 o menor.

Es esencial que los pacientes con PMR, ya sea activa o inactiva, informen a su médico de inmediato sobre cualquier síntoma relacionado con un dolor de cabeza nuevo, cambios en la visión o dolor en la mandíbula.

¿Qué causa la arteritis de células gigantes?

Al igual que en el caso de la PMR, se desconoce la causa de la ACG.

¿Quién contrae arteritis de células gigantes?

La ACG afecta al mismo tipo de pacientes que la PMR. Solo se produce por lo general en adultos mayores de 50 años, y se presenta más en las mujeres y las personas blancas.

giantcellarteritis_2

Una biopsia muestra cómo la inflamación casi cierra por completo la abertura de la arteria temporal.

¿Cómo se diagnostica la arteritis de células gigantes?

No existe un simple análisis de sangre ni otra forma no invasiva para confirmar el diagnóstico de ACG. La tasa de sedimentación de eritrocitos, un análisis de sangre que mide la inflamación, es alta en la mayoría de las personas que padece ACG. Pero, dado que otras enfermedades también pueden elevar estos índices, los médicos no pueden confiar en este dato como prueba de ACG.

Es común realizar una biopsia, o extracción quirúrgica, de una pequeña porción de la arteria temporal y analizarla con un microscopio para observar si existen señales de inflamación. Se trata de un procedimiento ambulatorio que se realiza con anestesia local (se adormece el sitio mientras el paciente está despierto). Queda una pequeña cicatriz, que por lo general no se ve, en el nacimiento del cabello delante de la oreja. Si hay ACG, la biopsia muestra una inflamación de la arteria. Si existen dudas sobre el diagnóstico basadas en la primera biopsia, su médico puede realizar otra biopsia de la arteria temporal que se encuentra en el otro lado de su cabeza.

¿Cuál es el tratamiento para la arteritis de células gigantes?

El tratamiento debería iniciarse tan pronto como sea posible debido al riesgo de pérdida de la visión. Si su médico tiene fuertes sospechas de que usted tiene ACG, puede iniciar el tratamiento antes de tener los resultados de la biopsia de la arteria temporal.

A diferencia del tratamiento para la PMR, que solo requiere corticosteroides (también llamados glucocorticoides) en bajas dosis, el de la ACG suele incluir altas dosis de esta sustancia. Usualmente, la dosis es de 40 a 60 miligramos (mg) por día de prednisona (Deltasone, Orasone, etc.). Los dolores de cabeza y otros síntomas disminuyen rápidamente con el tratamiento, y la tasa de sedimentación desciende a un rango normal.

Por lo general, la dosis elevada de corticosteroides se continúa durante un mes, y luego se reduce lentamente. La velocidad a la que el médico disminuye la dosis puede variar si el paciente tiene síntomas recurrentes de ACG o grandes aumentos en la tasa de sedimentación. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la dosis de prednisona puede reducirse a unos 5 a 10 mg por día durante algunos meses. Por lo común, el paciente suele dejar de tomar el medicamento luego de 1 o 2 años. La ACG rara vez aparece después del tratamiento.

Vivir con la arteritis de células gigantes

Como podría esperarse, los efectos secundarios son más comunes cuando existen dosis más elevadas de corticosteroides. Por ejemplo, este tratamiento puede causar pérdida ósea. Por lo tanto, puede que su médico le recete un análisis de densidad ósea. A fin de protegerlo de la osteoporosis y el riesgo de fracturas (cuando se quiebran los huesos), se deberán tomar suplementos de calcio y vitamina D. El médico también puede sugerir que el paciente tome un medicamento recetado para proteger los huesos. Estos incluyen los bifosfonatos, como el risedronato (Actonel), alendronato (Fosamax), ibandronato (Boniva) o ácido zoledrónico (Reclast).

Algunos de los otros efectos secundarios de una alta dosis de corticosteroides (como, por ejemplo, nerviosismo, problemas para dormir y aumento de peso) pueden ser desagradables pero son reversibles. Mejoran a medida que se toman dosis menores. La debilidad muscular, las cataratas y los moretones en la piel también son efectos secundarios que ocurren debido al uso de corticosteroides. Consulte a su médico con frecuencia para controlar los efectos secundarios.

Puntos para recordar

  • La ACG es una enfermedad de los vasos sanguíneos que puede producirse en forma conjunta con la PMR.
  • Un síntoma común de la ACG es un dolor de cabeza nuevo y persistente.
  • Los síntomas de la ACG mejoran inmediatamente con los corticosteroides, y se previene además el riesgo de pérdida de la visión.

El papel del reumatólogo en el tratamiento de la arteritis de células gigantes

La arteritis de células gigantes puede ser una enfermedad difícil de detectar y requiere tratamiento inmediato para prevenir complicaciones, en especial la pérdida de la vista. Los reumatólogos son expertos en enfermedades inflamatorias de los vasos sanguíneos y se especializan en detectar y manejar estas enfermedades poco comunes.

Para buscar un reumatólogo

Si necesita una lista de reumatólogos en su área, haga clic aquí. Obtenga más información sobre los reumatólogos y profesionales dedicados a la reumatología.

Para obtener más información

El Colegio Estadounidense de Reumatología (ACR, por sus siglas en inglés) compiló esta lista con el fin de brindarle un punto de partida para que realice investigaciones adicionales por su cuenta. El ACR no respalda ni mantiene estos sitios web, ni tampoco tiene responsabilidad alguna por la información o las declaraciones allí publicadas. Lo mejor es que siempre consulte con su reumatólogo para obtener más información y antes de tomar decisiones sobre su tratamiento.

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel)
www.niams.nih.gov/Health_Info/Polymyalgia/polymyalgia_ff.asp

American College of RheumatologyResearch and EducationFoundation (Fundación para la Investigación y la Educación del Colegio Estadounidense de Reumatología)
Aprenda cómo la Fundación para la Investigación y la Educación del ACR fomenta la investigación y la capacitación para mejorar la salud de las personas con enfermedades reumáticas.
www.rheumatology.org/REF

Actualizado en Agosto de 2012

Escrito por el Dr. William Docken y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones del Colegio Estadounidense de Reumatología.

Se ofrece la presente hoja de datos para pacientes a efectos informativos únicamente. Se recomienda consultar a un proveedor de atención médica calificado para obtener asesoramiento médico profesional, diagnóstico y tratamiento de una enfermedad o un problema de salud.

© 2012 American College of Rheumatology